Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 febrero 2020

Si algo diferencia a Cuatreros del agua de mis obras anteriores es la reacción emocional que despierta en buena parte de los lectores cuando se acercan a ella aun sin abrir siquiera la novela. Es la propia portada el desencadenante, gracias al trabajo de dos artistas excepcionales: Paco Sáez, que realizó el primer boceto, y Begoña Movellán, que lo convirtió en un evocador dibujo.

Al primer contacto visual, el lector eleva ligeramente las cejas revelando la sorpresa inicial, le sigue el esbozo de una sonrisa cargada de nostalgia, a veces acompañada de un asentimiento repetido y suave de la cabeza mientras la mirada se fija en la portada y quizá mucho más allá, mucho más atrás, en ese recoveco del cerebro donde los recuerdos se empujan para aflorar; después se transforman en palabras: «Estefanía», suele ser lo primero que dice, un nombre que muchos recuerdan, pues sus novelas del Oeste estuvieron si no en todas sí en la inmensa mayoría de las casas de la gente trabajadora de este país. El tiempo transcurrido desde los años dorados de aquellas novelas de quiosco, no ha velado el recuerdo de ese autor, aunque lo único que quede sea su apellido. (más…)

Read Full Post »

MAR MENOR

Eres primavera irreverente,

soleada, permanente, de placer y de sosiego,

que refresca la brisa atrevida de Levante.

Inmensa Palus de salazón y trirreme,

Al-Buhayrat-al-Qsar de encañizada y paranza.

Mar Menor de sal precipitada y sudor de obrero,

de baño en el lodo y sombrilla en la arena,

de amores de verano y de amores para siempre,

de amaneceres lujuriosos sobre la orilla empapada,

de atardeceres ociosos entre añoranza y olvido,

de encuentros, reencuentros y despedidas.

Tesoro transparente

enturbiado de ambición y almas oscuras,

asfixiado de nitrato y corrupción.

Albufera asediada de ceguera y de ladrillo,

torturada en tu atávica hermosura.

Laguna avasallada en tu viveza ancestral.

Mar menorspreciado en tu homicidio alevoso.

Cementerio inducido.

Suspiran por tu suerte, que suerte suya también es,

Perdiguera y Mayor,

Gimotean, sin comprender, Redonda, Ciervo y Sujeto.

Y comparando su abandono con el tuyo,

en ruinas su historia, bajo el cieno la tuya,

desde la jara llora inconsolable y ajado San Ginés.

Sobre tus vastas praderas bajo el líquido anóxico

se extingue la fantasía del galopante del agua,

se consume el caballito entre la sucia tristeza

con la que gente sin alma verdea los campos exhaustos.

Se acumulan en tus aguas y en el cieno de tu fondo

huellas indelebles de tantos ojos cerrados,

de tantas gargantas mudas,

de tantas conciencias cómplices,

de corruptos y trileros, desalmados,

embaucadores, mentirosos y usureros,

delincuentes de corbata y mano larga.

Y en tus aguas y en tus playas también quedan,

emergiendo entre la costra de la muerte,

voces firmes, tantas veces denostadas,

que hace años se fundieron con el agua

y que claman junto al coro que reclama por la vida

de los seres que te pueblan y te nutren,

el tesoro transparente de tu historia

y el presente de tu eterna primavera irreverente,

soleada, permanente, de placer y de sosiego,

que refresca la brisa descarada de Levante.

Mar Menor,

no se rinde jamás el amor.

 

Read Full Post »