Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘biblioteca’

Los negros nubarrones de la crisis —desde hace tiempo una estafa, planificada por los poderosos para robarle a los de abajo— se han ido asentando sobre la vida de la inmensa mayoría de la población. Primero fue un encapotamiento que se creyó pasajero, y se aceptaron como necesarios los primeros tijeretazos; después se desataron tormentas de rayos y truenos, y cayeron del cielo tijeras de punta que cercenaron vidas y haciendas; últimamente llueve mierda con la intensidad de una gota fría en un temporal de consecuencias imprevisibles: EREs, Gürtel, Bárcenas y sobres, Urdangarin, Corinna, espionaje, y una larga lista de corrupción que se filtra por las rendijas de las más altas instituciones del régimen.

La sombra del desastre que se vive, y el que se intuye que está por venir, ha apagado la esperanza de muchos, alimenta la resignación otros y acrecienta la rabia de tantos. Parece como si estuviésemos abocados al naufragio (más…)

Anuncios

Read Full Post »

La biblioteca pública ha puesto en marcha una campaña de apadrinamiento y donación de libros, se llama Destino nº 1, 23 de abril. Es una interesante iniciativa solidaria para adquirir algunos títulos nuevos que ofrecer a los usuarios de este servicio público. El llamado a la solidaridad, al pequeño esfuerzo individual para enriquecer lo colectivo, a compartir lo mío —ya sean unos euros o un buen libro— con los demás, es la parte positiva. La parte negativa es que esta campaña es la consecuencia directa de la ausencia de presupuesto para adquisiciones y renovación de fondos, porque el gobierno municipal no ha querido dedicar ni un solo euro a la biblioteca, los necesitaba todos para asesores, fiestas o protocolo. Esa falta de financiación para mantener una mínima actualización de fondos es una clara evidencia de que a los gestores del PP la biblioteca se la trae al fresco.

Se la ha traído desde que llegaron, desde que supieron que no cumplía las condiciones legales que las normas exigían y la abandonaron a su suerte. Ni siquiera lo fácil —asignarle unos cuantos euros para compras— han querido hacer. La crisis no es justificación, los recortes no son coartada. El problema es que para quienes nos gobiernan, todo aquello que huela a cultura popular, a educación para todos, a servicios públicos les chirría, no les encaja en su ideología neoliberal ni siquiera a nivel de pueblo.

La biblioteca, ahora más todavía, se hace necesaria para posibilitar el acceso a los libros a aquellas personas que no pueden permitirse el lujo de pagar los elevados precios de un bien de primera necesidad, y que tienen en la lectura uno de sus entretenimientos favoritos. Es un elemento de socialización, y no hay motivos para renunciar al disfrute de algunas de las novedades más destacadas que ofrece el mercado editorial. Los pobres también tienen derecho a leer lo nuevo.

Mientras esta situación de estafa a la que llaman crisis continúe no habrá más remedio que ingeniárselas para mantener en las mejores condiciones el servicio público que es la biblioteca, y Destino nº 1, 23 de abril forma parte de ese ingenio. No estaría mal que la solidaridad que nazca con esta iniciativa se conserve para el futuro, incluso si las condiciones económicas mejoran, pero sin dejar de exigir a los gobernantes que una parte de lo que los ciudadanos aportamos, directa o indirectamente, a las arcas públicas ha de dedicarse a mantener con dignidad lo que es de todos. Una biblioteca es mucho más que un almacén de libros, es ante todo un símbolo de la cultura. Y la cultura, la educación hace a las personas más libres, más críticas, más solidarias y más rebeldes. Quizás por eso, para la biblioteca ni un euro.

Read Full Post »

El Decreto 119/2005 fijó los requisitos que toda biblioteca pública de la Comunidad Valenciana debe cumplir tanto en lo relativo al espacio físico como al personal y servicios a prestar. Estableció un periodo de tres años —que luego prorrogó otros dos— para que se adecuaran a la nueva normativa. El ayuntamiento de San Miguel, regido por gente despreocupada por la educación y la cultura, corrigió la categoría del personal y la ampliación de horario pero hizo caso omiso del resto de las prescripciones legislativas. Desde junio de 2010 la biblioteca pública municipal funciona al margen de la ley.

Lo más preocupante son las condiciones incumplidas con respecto al espacio físico. Según Resolución de 11 de octubre de 2005 de recomendaciones técnicas para la creación y renovación de infraestructuras en centros de lectura pública, el edificio destinado a este servicio debe soportar un sobrepeso (más…)

Read Full Post »

LA REBOLICA

Rebolica, rebolicar son palabras que no he encontrado en el diccionario pero que siguen vivas en el habla popular, al menos en las generaciones de cierta edad. Su significado: armar un lío, montar un enredo de unos con otros, entremezclarse con un cierto desorden. El pasado sábado, en el marco del Día Internacional de las Bibliotecas, en la sala de la biblioteca municipal, se presentó públicamente una asociación bautizada con el nombre de LA REBOLICA CULTURAL. Según palabras de su presidenta, esa denominación apelaba a la idea de buscar la integración de personas preocupadas por la cultura en una red, en una malla, en una rebolica que contribuyera a potenciar la actividad cultural en el pueblo.

Hacía tiempo que no se veían caras nuevas en el tejido social organizado de San Miguel, y eso siempre es de agradecer. Esta nueva asociación puede complementar el trabajo cultural que desde hace 30 años viene (más…)

Read Full Post »

El Expediente para la creación de una Biblioteca pública municipal se inicia con la moción que el alcalde, José Barcelona, presenta al pleno del día 9 de septiembre de 1933. Afirma que “ya es llegada la hora de que este ayuntamiento dedique parte de su atención a la importante cuestión de la cultura pública pues es de todos sabido que, en estos medios rurales, los niños que cumplen la edad escolar máxima y dejan la escuela para ocuparse en las faenas agrícolas, van poco a poco olvidando los elementales conocimientos adquiridos por haber perdido el contacto con los libros”.

El alcalde se hace eco de los nuevos aires culturales que impulsa la II República y cree que “es seguro que si a estos adultos se les facilitase la ocasión de leer seguirían cultivando sus inteligencias con el consiguiente beneficio para ellos mismos y para la cultura de la población y este ayuntamiento merecería bien del vecindario si pudiera alcanzar tan simpática y elevada finalidad”.

Por eso, amparándose en el “interesante” Decreto del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes de 13 de junio de 1932, “considera conveniente esta Alcaldía que se deben aprovechar los beneficios de la citada disposición legal, y por ello, se permite solicitar del Concejo que se ocupe de este asunto por si fuera oportuno adoptar acuerdos concretos que hiciesen  viable la consecución de la finalidad expuesta”.

Tras la intervención del concejal Joaquín Fresneda Galant en la que se adhiere a la iniciativa del señor alcalde y solicita “que no se demore su favorable resolución”, la moción es aprobada por unanimidad y se decide someterla al preceptivo informe del Consejo Local de 1ª Enseñanaza.

Dos días después, 11 de septiembre, José Barcelona firma el Decreto para que se dé traslado del acuerdo plenario al Presidente del Cosejo Local de 1ª Enseñanza para que este órgano emita su informe. El Secretario municipal, Ánge Pérez Munuera, lo cumple el mismo día.

El 13 de septiembre se reune el Consejo Local de 1ª Enseñanza bajo la presidencia accidental de Tomás Mínguez, siendo secretario el maestro nacional Alberto Barberá y asistiendo como consejeros Joaquín Fresneda y Dolores Samper. En su informe manifiestan que “este Consejo Local siempre faorablemente dispuesto a impulsar, con el mayor entusiasmo, cuantas iniciativas tiendan al fomento de la cultura pública de este vecindario, ha visto con una gran simpatía la idea consignada en la moción…”, y llegan a las siguientes conclusiones:

“1ª -Declarar la conveniencia y aun necesidad de que sea creada en este término, una Biblioteca pública municipal, por ser evidente, e indiscutibles, los beneficios que reportaría a la cultura de la población, especialmente a la clase jornalera que, privada de medios materiales para adquirir libros, encontraría en esta institución el alimento espiritual tan necesario en esta época moderna.

2ª -Esta biblioteca podría ser instalada con independencia de todo otro servicio y conforme dispone el artículo 3º del Decreto de 13 de junio de 1932, en la planta baja de la Casa Consistorial, en el local que hoy ocupan las Oficinas de Recaudación de Arbitrios y Agencia Ejecutiva municipales, las que sin inconveniente alguno, a juicio de este Consejo, podrán ser instaladas en otro departamento de la misma planta baja, donde existe suficiente capacidad para ello.

3ª -Respecto del material y moviliario precisos para el funcionamiento de esta Biblioteca proyectada, asi como acerca de la remuneración que habría de percibir el empleado encargado de la misma, no es este Consejo si no la comisión de Hacienda del Ayuntamiento, la llamada a informar concretamente sobre estos particulares, si bien nos permitimos indicar que con objeto de hallar la economia posible, y puesto que parece lógico el que la Biblioteca estuviese abierta al público en las últimas horas de la tarde y primeras de la noche para facilitar la concurrencia de la clase obrera, podria adoptarse el sistema de encargar del servicio, bien á un empleado del ayuntamiento ó á un Maestro Nacional.

4ª -El régimen y funcionamiento de la proyectada Biblioteca deberán ajustarse á lo que determina taxativamente el citado Decreto de 13 de Junio de 1932 y á los acuerdos de la “Junta de la Biblioteca municipal de San Miguel de Salinas” que habrá de constituirse.

5ª -Esta Junta podría estar integrada del modo siguiente: en representación del Ayuntamiento el Secretario del mismo, que podría ser el Presidente de la indicada Junta. En representación de la Sociedad Obrera, el Presidente del Comité Ejecutivo de la Casa del Pueblo; como personalidades destacadas por su competencia, Don Salvador Aguilera Aguilera, Médico Titular y Don Aureliano Baches Díaz, Industrial; y en representación del Magisterio Nacional, Don Alberto Barberá Botella, que podria ser el Secretario de la Junta”.

El mismo día 13 de septiembre, Tomás Mínguez entrega al Secretario del Ayuntamiento el informe del Consejo. Sin dilación alguna el alcalde decreta que sea enviado a la comisión municipal de Hacienda para que emita el informe necesario. Esta comisión se reune el día 16 y valora muy positivamente la iniciativa porque “no solo no encuentra cosa alguna que oponer á tan plausible iniciativa, si no que, por el contrario, se adhiere a la misma con todo entusiasmo”.  Por ello no encuentra inconveniente en que “para hacer frente á los gastos que habian de originarse para poder llevar á ejecución dicha iniciativa, ha de ser necesario habilitar un crédito especial caso de necesitarse alguna cantidad en lo poco que resta del presente año”, teniendo en cuenta que “en el vigente presupuesto municipal ordinario no existe consignación”. Y se muestran favorables a “incluir en el presupuesto próximo y en los sucesivos, la consignación ó consignaciones que sean precisas para el normal sostenimiento de esta cultural atención”.

Todos los órganos están por la labor y ese mismo 16 de septiembre el asunto de la Biblioteca vuelve a la sesión plenaria convocada para ese día, “y después de una breve discusión, en la que intervinieron todos los señores Concejales y el Presidente, mostrándose todos ellos decididos partidarios de llevar á cabo cuanto antes aquella iniciativa, que tanto ha de contribuir á la cultura de este vecindario, se acordó por unanimidad…”.  Los acuerdos, además de solicitar de la Junta de Intercambio y Adquisición de libros para Biblioteca pública la creación de “una Biblioteca municipal en este término”, asumen plenamente las conclusiones de los informes emitidos tanto por el Consejo Local de 1ª Enseñanza como por la comisión municipal de Hacienda, aunque con una salvedad respecto a los componentes de la Junta de la Biblioteca al incluir entre sus miembros al Presidente del Sindicato Agrícola.

El 23 de septiembre, en una nueva sesión plenaria, fue aprobada el acta del pleno del 16. El día 25 el Secretario del Ayuntamiento realiza la certificación del acta en la que están recogidos los acuerdos del día 16. Ese mismo día, el alcalde decreta que el Secretario redacte los docuementos necesarios y los eleve a la “Superioridad” para que a través del Excmo. Sr. Gobernador Civil de la provincia sean cursados al Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes.

En poco más de 15 días toda la tramitación estuvo concluida. Todos los protagonistas de esta historia se volcaron en un mismo objetivo que alumbraba esperanzas culturales para un pueblo, como tantos otros, sumido en el atraso y en la falta de oportunidades. La II República quiso acabar con ese estado de cosas. Desconocemos si el expediente llegó a su destino, pero queda para la historia el ejemplo de unos hombres y mujeres que creyeron, hace ya más de 70 años, que otro mundo era posible.

Read Full Post »