Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘cuevas’

CUBAS HOCES

El murmullo constante del río, el trino incansable y polífono de los pájaros, el siseo apagado del viento que se filtra entre las hojas son los únicos sonidos que nos acompañan en nuestro paseo matinal por la margen derecha del Júcar a su paso por Cubas. Del otro lado, amortiguado por la vegetación, a veces llega el ruido de un coche solitario que circula por la estrecha y sinuosa carretera. El camino de tierra que discurre a escasos metros del cauce, separado por una frondosa flora de ribera, lo hacemos hacia poniente, a contracorriente el día anterior lo hicimos hacia levante. Es primera mitad de la mañana y la temperatura es agradable, aunque ya se intuye que hará calor en el recio del día.

CUBAS AMAPOLAS

El desayuno ha sido divertido y relajado en el pequeño comedor de Al-Axara, la casa rural en la que pasamos el fin de semana. Cristina, la dueña, nos sirve con puntualidad, amabilidad y conversación. Suena de fondo la voz de Diana Krall y no es fácil despegarse de la silla. El camino que seguimos, de buen firme, está adornado en sus márgenes por el rojo intenso de las amapolas, como si mayo nos hiciese a nosotros, únicos caminantes, ese preciado regalo. El río, las flores, el verde primaveral de la vegetación que hunde sus raíces en el agua, las paredes verticales que el Júcar ha ido excavando durante milenios, bajo cuyas cornisas pasamos con admiración y rapidez, nos hacen detenernos a cada instante para disparar fotografías en las que perdure el recuerdo más preciso, y a sellar con besos enamorados nuestra escapada.

Respiramos con intensidad el frescor de la mañana y los aromas primaverales. Cogidos de la mano nos fijamos como límite de nuestro paseo la próxima curva, descubrir qué hay tras el recodo y regresar, pero ese afán ancestral de aventurarse en lo desconocido nos empuja hasta el siguiente recodo y de ese al siguiente. Hasta que la alta pared estratificada que nos viene acompañando a escasos metros, y empequeñeciendo durante el trayecto, se abre bruscamente hacia el sur dejando ante nosotros un amplio espacio que desahoga la estrechez de las hoces. Hemos llegado al Barranco de Cañahorro.

CUBAS CUEVAS

Y en ese paño pétreo y vertical que se ofrece solo al sol de la tarde se abren las cuevas colgadas en mitad de la pared que ya hemos visto jalonar la Ribera de Cubas. Excavadas a quince, veinte, treinta o quizás más metros de altura hacen que te preguntes muchas cosas: quiénes las hicieron, cómo subían hasta allí, por qué a tanta altura, desde cuándo. Abrigos y cuevas, algunos de los cuales conservando todavía antiquísimos muros de mampostería que en parte los cierran y protegen. La deducción concluye que las hoces son tierra de paso, de conflictos, de agua y cultivos, de peligros, y los moradores de la antigüedad encuentran en la altura la seguridad de un refugio inaccesible para el invasor, para el ladrón. Ahí, en mitad del alto tajo rocoso horadado por el río durante milenios, se pueden almacenar alimentos, cobijar a la familia, guardar armas para defenderse. Escalas de cuerda y madera darían acceso a las cuevas-refugio-defensivas y al recogerlas desde la altura haría imposible el acceso. Peligroso pero efectivo. En esas elucubraciones se nos encoge el tiempo. Es hora de regresar.

CUBAS ALAXARA

Al-Axara, fachada de casa, interior de cueva, se incrusta en la base de la alta pared, a su amparo, fundiéndose con la roca y la historia. En el apartamento nos espera la sauna, el jacuzzi y… Conviene de vez en cuando regatear en corto el devenir de los días, porque nunca se sabe cuándo la moneda puede caer del otro lado.

CUBAS

Anuncios

Read Full Post »

Este domingo, la Cueva nº 4, taller y exposición permanente de la pintora Maire Kalkowski, ha acogido un concierto del dúo Soulside. La voz prodigiosa de Martín Bueno y la virtuosa ejecución a la guitarra de Iván Tirado han llenado durante dos horas las estancias de este espacio singular. Temas de Sting, Doors, Queen, Bono, Stevie Wonder, Eric Clapton, Beatles sonaron a ritmo de jazz, soul, swing, arropados por los lienzos que cuelgan de las rústicas paredes de arenisca. Soulside, tocando a la antigua, nos han hecho disfrutar a los presentes, absorbidos por el singular escenario y la calidad de los artistas. Ha sido una experiencia de las que merecen la pena.

Actuación de Soulside en la Cueva nº 4

Martín Bueno e Iván Tirado -Soulside- durante la actuación

Irene Andreu e Iván Tirado improvisan un tema durante el concierto

El rústico escenario hizo más entrañable el ambiente

La cultura alternativa a la pasividad municipal ha consolidado un polo de referencia en esta Cueva. Y es previsible que muy pronto otra más se sume a la revitalización de esta zona tan dejada de la mano de la administración durante décadas. Es de agradecer que el ayuntamiento, al fin, tras años de reivindicación por parte de las personas y grupos más comprometidos con la cultura, haya vuelto sus ojos a este lugar emblemático y lo haya adecentado. Justo es reconocer que las cosas se han hecho bien, lástima que no se hayan ejecutado con gusto, cuidando los detalles, pero al menos, el barrio ha renacido de las cenizas del abandono.

La Cueva nº 4 ha abierto camino en el uso cultural de esta zona protegida: exposiciones de pintores locales, recitales poéticos, conciertos son algunas de las actividades que ha acogido. Y la agenda sigue señalando fechas para nuevos eventos. No son necesarias grandes cantidades de dinero para ofrecerlos, es la voluntad de cooperación, de servicio al pueblo la que hace que ambas partes, anfitriona e invitada, lleguen pronto al acuerdo para abrir las puertas a cuantos quieren acercarse a disfrutar de las distintas aportaciones culturales.

En general, cuando se habla de actividades culturales tendemos a fijarnos en los grandes eventos protagonizados por artistas de renombre pero solemos olvidar que lo que cada uno de nosotros somos capaces de crear y compartir con los otros también es cultura. Y merece la pena volver la vista hacia aquellas creaciones que surgen desde abajo, que nacen del pueblo.

Read Full Post »

Miguel Valero recita sus poemas

Miguel Valero recita sus poemas

Anoche, al fresco de la calle, en la cueva número 4, el taller-exposición de la pintora Maire Kalkowski, volvió a escucharse el ritmo de los octosílabos en boca de Miguel Valero Lorente, un obrero del campo ya jubilado, veterano sindicalista de CC.OO. y hombre de izquierdas.  Sus poemas, con aires de trovo, cantaron al amor y a las mujeres, denunciaron la injusticia y la explotación, clamaron por la paz y renegaron de la guerra. Y entre recitado y recitado nos obsequió a los asistentes con antiguas melodías que hacía brotar de su acordeón.  La cueva nº 4 se va convirtiendo en un modesto reducto de cultura popular.

Read Full Post »

Hace algunos meses que le había escrito un soneto a las cuevas, y me pareció que la cueva nº 4, el Taller de Maire Kalkowski, embebido en una atractiva atmósfera artística, podía ser un buen sitio para que esos versos reposaran en alguna repisa, si así ella lo quiere.

Creo que es digno reconocer el esfuerzo que las mujeres que regentan el restaurante Las Cuevas hicieron hace ya algunos años para rescatar dos de ellas de la ruina y el olvido poniéndolas en valor. Digno es de reconocer que otra más venga a unirse a la conservación de nuestro patrimonio arquitectónico más singular y entrañable.

Sería de desear que la administración municipal tomara buena nota de ello y arrimara el hombro para regenerar toda la zona y convertirla en un punto de encuentro cultural y social. Debiera darse prisa en (más…)

Read Full Post »

Este domingo he asistido a una concurrida inauguración del Taller Exposición que la pintora Maire Kalkowski ha abierto en la Cueva nº 4 del barrio 1º de Mayo. A todos los asistentes nos ha sorprendido tanto el esmero en la rehabilitación de esta antigua vivienda troglodita (la cueva de la Progresa) como la colorida y variada producción pictórica de Maire: una bocanada de aire fresco en el panorama cultural de San Miguel, y una muestra de cómo poner en valor el espacio más emblemático del pueblo: las cuevas. 

Maire Kalkowski nació en Gödestorf, cerca de Bremen, Alemania. Siempre le ha gustado la pintura pero el trabajo no le permitió practicarla hasta que en 1999 llegó a San Miguel y se matriculó en la Escuela Municipal de Pintura.

Las siguientes diapositivas son una muestra de lo que es capaz de hacer esta mujer: 

Read Full Post »