Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘gobierno’

banco alimentos

Que existan bancos de alimentos es un gran fracaso. Que haya familias que no puedan comprar los alimentos básicos para llenar su despensa y tengan que acudir a que se les facilite una bolsa de comida es un gran fracaso institucional y social. Pan, trabajo y techo eran los reclamos de las Marchas de la Dignidad que el 22 de marzo pasado confluyeron en Madrid provenientes de todas las naciones y regiones de España. Porque pan y techo es lo mínimo que una persona debe de tener a su alcance para vivir dignamente, y para la inmensa mayoría de personas la única forma de acceder a ello es mediante un trabajo.

Un banco de alimentos es un gran fracaso institucional y político, porque las instituciones, la política ha sido incapaz de tomar las decisiones correctas para impedir la tragedia que sufren muchas familias al verse privadas de un trabajo que les aporte los ingresos suficientes para poder ir a comprar a la tienda. Pero es, ante todo, un gran fracaso social porque los ciudadanos no hemos tenido la lucidez y el atrevimiento para poner al frente de las instituciones, de los gobiernos, a personas humanistas, que sientan como propia la desgracia de los que sufren, y arbitren remedio no desde la caridad sino desde la justicia. (más…)

Read Full Post »

«Uno de los principios fundamentales de la doctrina Gradgrind era que todas las cosas deben pagarse. Nadie debía jamás dar algo a alguien sin compensación. La gratitud debía abolirse y los beneficios que de ella se derivaban no tenían razón de ser. Cada mínima parte de la existencia de los seres humanos, del nacimiento hasta la muerte debía ser un negocio al contado. Y si era imposible ganarse el cielo de esta forma significaba que el cielo no era un lugar regido por la economía política y que no era un lugar para el hombre». Dikens, Tiempos difíciles, 1845.

Tiempos difíciles los que nos están haciendo vivir los Tomas Grandgrind de hoy. El personaje de Dikens parece haberse encarnado en todos esos impúdicos actores que, bien cara al público, bien entre bambalinas, representan el drama que sufrimos los demás, y que todo lo miden en función del beneficio económico. Las consecuencias de su actuación (más…)

Read Full Post »

Desde que la crisis deviniera en esta monumental estafa, como consecuencia de las medidas antisociales tomadas por los gobiernos al servicio de los amos de las puertas giratorias, grupos de ciudadanos se han organizado de diversas formas y con contenidos variados para resistir el creciente empobrecimiento que tales medidas vienen provocando sobre la mayoría de las familias.

El Banco de Alimentos y el grupo de autoempleo “Ángeles de San Miguel” puestos en funcionamiento por la Asociación de Vecinos son dos ejemplos locales de estas medidas de resistencia. Otras muchas han surgido a lo largo y ancho de este país maltratado por los poderosos y sus secuaces: comunidades de producción y consumo de productos agrícolas que buscan una mejor relación calidad precio frente a la especulación (más…)

Read Full Post »

Varios muertos después de haber hecho oídos sordos a los gritos angustiados de la calle y a sensatas iniciativas políticas en el parlamento, los dos grandes partidos del régimen se han visto obligados a contemplar en su agenda de destrucción masiva de derechos el sangrante (estos suicidios inducidos producen sangre en los muertos que salpica a los vivos) e insultante asunto de los desahucios, es decir, del robo con cobertura ilegal (así lo ven en la Unión Europea) del derecho que el artículo 47 de la Constitución española consagra para todos los españoles, incluso aquellos que han sido arrojados a la cuneta de la vida por quienes promovieron un modelo de desarrollo de tan nefastas consecuencia.

El encargo constitucional a los poderes públicos para crear las condiciones y las normas que hicieran efectivo el disfrute “de una vivienda digna y adecuada” ha sido incumplido sistemáticamente y con plena conciencia por los distintos gobiernos en alternancia bipartidista. Propiciaron con sus leyes un incremento irracional (más…)

Read Full Post »

El pasado curso fue el último para un buen amigo, maestro comprometido con la escuela, con su alumnado, con su pueblo y su comarca, un sindicalista de los que ejercen a diario entre sus compañeros de tajo sin liberación alguna. Le había llegado la hora de su jubilación. En la fiesta de celebración, como era de esperar en él, no solo hizo balance del camino que la mayoría de los presentes hemos recorrido juntos sino que enunció las tareas pendientes para consolidar el modelo de escuela pública por el que llevamos años trabajando. Nos animó también “en la lucha por la utopía, esa sociedad justa, solidaria y sostenible, es decir, ese otro mundo posible por el que venimos luchando toda nuestra vida, y de eso no me jubilo”. Solo se hizo una concesión a sí mismo: “mi alegría es grande, he podido alcanzar un viejo sueño del proletariado: no tener que trabajar asalariadamente hasta el final”.

Ese sueño es el que compartimos la inmensa mayoría de los trabajadores, ser dueños de nuestro propio tiempo, al menos en los últimos años de vida y cuando todavía quede un cierto margen para el disfrute, para llevar a cabo aquello que nunca pudimos hacer porque las obligaciones laborales nos lo (más…)

Read Full Post »

Esta misma mañana, un amigo y compañero de trabajo, afiliado a CCOO desde hace más de dos décadas, tras leer en la prensa los términos generales del acuerdo entre gobierno y las dos mayores centrales sindicales, me ha dicho que quiere afiliarse a mi sindicato, que ha aguantado carretas y carretones desde que comenzó la crisis con la postura de su organización pero que su conciencia ya no admite más; él se afilió a un sindicato reivindicativo, sociopolítico, que defendía en la calle los derechos de los trabajadores, que quería cambiar el sistema por otro más justo. Me decía que se había afiliado al sindicato de Marcelino Camacho, no a esto que hoy se llama de la misma forma pero cuyas prácticas lo sitúan demasiado lejos de sus orígenes, de su historia y de las penurias de la clase trabajadora.

Ante su decisión he apelado a la responsabilidad que como ciudadano tiene con su país y con su organización, una responsabilidad que exige sacrificios a casi todos para que los banqueros puedan mejorar sus beneficios y sus jubilaciones millonarias. Pero claro, él no quiere ser responsable y por eso se viene a uno de esos sindicatos que (más…)

Read Full Post »

El Gobierno esconde la verdad cuando habla de la reforma de las pensiones públicas

 

El Gobierno dice que es inevitable aumentar la edad legal de jubilación a los 67 años (aunque lo quiera hacer con flexibilidad)

No es cierto.

España es uno de los países de Europa con una edad “real” de jubilación más alta (63 años y 10 meses) y cercana a la edad legal.

El Gobierno dice que el aumento de la esperanza de vida (habrá más pensionistas en el futuro) hace necesaria la reforma.

No es cierto.

Es verdad que habrá más pensionistas, pero también es verdad que habrá más cotizantes y con cotizaciones más altas. El problema no es demográfico, sino de voluntad política. Se pueden hacer cotizar los contratos que están en la economía sumergida, se puede evitar que las mujeres ganen un 30% menos que los hombres y, por tanto, coticen menos, se puede elevar el salario mínimo (uno de los más bajos de Europa), se puede hacer cotizar las becas (en su mayor parte son contratos laborales encubiertos) se pueden elevar las cotizaciones máximas (la base más alta son 3.198 euros/mes; a partir de ahí ya no se cotiza más).

El Gobierno dice que el gasto en pensiones es muy alto.

No es cierto.

En 2011 gastaremos en pensiones contributivas en torno al 10% del PIB. En 2040, el 14%. Hoy hay ya países como Italia que ya gastan ese 14 %. Francia gasta ya el 12%. Nuestras pensiones medias son de las más bajas de Europa y el número de pensionistas comparado con la población también es de los más reducidos. Incluso en períodos de crisis como el actual y con 4,5 millones de parados, la Seguridad Social tiene superávit y el Fondo de reserva está aumentando hasta alcanzar casi los 70.000 millones de euros.

El Gobierno dice que las medidas que se toman ahora son para consolidar el sistema y garantizar las pensiones del futuro.

No es cierto.

La realidad es que las medidas que se toman tienen por objetivo reducir las pensiones y así lo expresa el Gobierno en el compromiso contenido en el Plan de Austeridad enviado a la Comisión Europea. El aumento de la edad de jubilación significa que todos cobraríamos dos años menos de pensión, con el consiguiente ahorro (que se estima en un 6%) y el aumento de los años de cómputo para determinar el importe de la pensión, de los actuales 15 años a 20 o 25, significa que todos cobraremos pensiones más bajas (entre un 5 y un 10% menos) porque los salarios más antiguos eran más bajos.

El Gobierno dice que defiende el sistema público de pensiones.

No es cierto.

Lo ha entregado a los mercados, que tienen nombre y apellidos. Son los bancos y las compañías de seguros. Se pretende un modelo asistencial, es decir unas pensiones públicas mínimas y el resto con complementos de los seguros privados.

Todo ello parece una mala inocentada de fin de año. Pero no lo es.

Sólo la lucha y la movilización puede impedir que toquen las pensiones imponiendo su reforma dentro de un mes.

Read Full Post »

Older Posts »