Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Huelga general’

En estos días de gravísimos ataques a los derechos y a las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras, presentes y futuros, perpetrados por los insaciables ricachones y sus dóciles testaferros políticos y mediáticos, a través de una nueva reforma laboral, me viene a la memoria de manera recurrente una anécdota aciaga que hace años me contaba mi madre en relación a la suya.

Decía que mi abuela, embaraza de nueve meses, se veía obligada a echar la jornada recogiendo aceituna, la abultada barriga envuelta en una manta para sujetarla mejor, porque no se podía permitir perder ni un jornal, tan magro él, si quería poner olla al fuego y pan en la mesa para mal (más…)

Anuncios

Read Full Post »

29S. Multitudinaria manifestación en Alicante. A pesar de la campaña antisindical los trabajadores salen a la calle

Hasta hace unos años la socialdemocracia era garante de la construcción y mantenimiento del estado de bienestar, apoyada en las organizaciones sindicales de clase y en una conciencia social que participaba de la ética de la solidaridad, aun en el marco del sistema capitalista. Pero en las últimas dos décadas, el capital ha ganado la batalla ideológica, cultural, informativa, económica y política.

La socialdemocracia se ha pasado al liberalismo, las centrales sindicales mayoritarias se han burocratizado perdiendo el componente sociopolítico que las animaba y la conciencia social se ha dormido en los laureles de la promisoria vida consumista que ofrece el espejismo de la riqueza que nunca llegará a todos. Y esos polvos han traído estos lodos.

Unos polvos, siempre mágicos, que se anunciaban como la garantía para la mejora de todos pero que lo único que han conseguido es ir recortando poco a poco los derechos sociales y laborales. Los recortes más duros a manos de la travestida socialdemocracia. Así, los poderosos, aprovechando la crisis que (más…)

Read Full Post »

Ayer hablaba sobre la huelga con una joven que trabaja en una gran superficie. La chica tiene un contrato por horas de seis meses que está próximo a su fin. Tiene fundadas razones para creer que una vez finalizado le harán otro indefinido. Es consciente de la gravedad de la reforma laboral que el PSOE ha llevado a cabo, y del ataque que se avecina en lo relativo a pensiones y edad de jubilación. Intuye el macabro festín que pretenden celebrar los poderosos. Sabe que la huelga es necesaria, que es la única manera de parar la barbarie que se cierne contra los trabajadores. Siente que su lugar está junto a todos aquellos que no irán al trabajo el día 29. Pero tiene miedo. El miércoles entrará a su empresa sin el uniforme, como una clienta más, vestida de paisana, con un nudo en la garganta, con la rabia contenida y maldiciendo entre dientes se vestirá de precaria y sufrirá su desamparo.

Esta joven, como tantas otras personas que tienen contratos temporales, sabe sin que nadie se lo haya dicho directamente que si hace huelga irá a la calle cuando finalice el contrato sí o sí. Se sabe desamparada, violentada por ese piquete invisible que es el miedo. El patrón lo tiene todo de cara: el dinero, la ley, la justicia, la opinión publicada. Los piquetes del miedo no necesitan manifestarse porque su presencia intangible es más eficaz que su materialización. Son ese poder fáctico que condiciona sin pagar precio alguno. Basta una insinuación, un leve comentario, un encogimiento de hombros del mandado de turno para sembrar, o reavivar, ese miedo latente. Los piquetes del miedo, en su invisible sustancia, son de una violencia inusitada porque respetando el cuerpo deshacen la mente.

Es obvia la necesidad de los piquetes que montan los trabajadores porque, aun quedando a mucha distancia de esos otros que sostienen los amos, son la única fuerza de contención que pueden oponer a la silenciosa y silenciada violencia de guante blanco de los patronos. Estar o no de huelga puede ser la diferencia entre tener o no trabajo, entre sobrevivir o pasar hambre. Y no es tiempo de héroes solitarios. Que un nutrido piquete se sitúe a las puertas del establecimiento puede ser el camino para darle una oportunidad a quienes son machacados por los piquetes del miedo.

“Haced huelga los que podeis por aquellos que no podemos”, me ha dicho la muchacha al despedirse. “Al menos, que tus pensamientos estén con nosotros”, la he animado. Sé que no le va a ser fácil acudir al trabajo, que se morderá el labio para no llorar, que maldecirá para sus adentros a tanto traidor y a tanto ladrón de curso legal; sé que en su corazón estará de huelga, con los suyos, con los de su clase, sintiéndose representada por aquellos que sí podemos ejercer nuestro derecho. Sé que algún día se enfrentará a los piquetes del miedo. Y saldrá victoriosa. Preparémosle el camino.

Read Full Post »

TE ACORDARÁS DE NO HABER HECHO ESTA HUELGA CUANDO:

TE ACORDARÁS DE HABER HECHO ESTA HUELGA CUANDO:

Después de 20 años en la empresa, te despindan con 20 dias de indimenización.

No puedan despedirte sin causa, sin control judicial y sin indemnizarte con 45 dias por año trabajado.

Te despidan con 20 días de indimnización y te sustituyan por el hijo de vecino, con menos salario y menos derechos.

Compagines tu jubilación parcial anticipada con un contrato de relevo para tu joven vecino.

Te veas trabajando con 67 años en el mejor de los casos.

Te jubiles a los 65; o antes, con una pensión digna.

Te encuentres con que tu prestación por desempleo se reduce y se acorta.

Mantengas tu proteccion por desempleo.

Se te agote el paro y no recibas los 426 euros.

Tengas derecho a un subsidio digno si se te agota el paro.

Te quedes sin convenio por decisión unilateral de tu empresario.

Tu convenio siga siendo ley, y se cumpla.

Te quedes sin subida salarial por imposición de tu empresario.

Ganes poder adquisitivo en la negociación colectiva.

Te incluyan en un ERE porque el empresario argumente que va a caer su facturación, aunque tenga beneficios.

El empresario tenga que justificar y negociar cualquier ERE, presentar plan alternativo de viabilidad y someterse a control de la autoridad laboral.

Te echen objetivamente por contraer una enfermedad cronica.

Conserves tu empleo y tus derechos frente a la adversidad.

Te nieguen ayuda familiar dependiente.

Recibas ayuda para atender a tu familiar dependiente.

Privaticen el Servicio Público en el que trabajas.

Mejores la calidad del empleo y del servicio público.

Te pasen factura por recibir prestación sanitaria.

Recibas gratuitamente la atención sanitaria que precises.

Tengas que pagar a una agencia privada para que te ayude a buscar empleo.

Encuentre trabajo a través del servicio público de empleo.

Tú eliges cómo te quieres acordar, si puedes.

Read Full Post »

Que la derecha política y mediática ha lanzado una ofensiva brutal contra los sindicatos de clase, y por tanto contra los trabajadores, es algo que cada día se manifiesta con más intensidad a medida que se acerca el 29 de septiembre, a medida que se acerca el día de la Huelga General.

El arma mediática ya centró su artillería en el asunto de las subvenciones que los gobiernos transfieren a los sindicatos para programas de formación -cuyo importe sale de las cuotas de trabajadores y empresarios y del Fondo Social Europeo-, buscando su desprestigio para hacerlos aparecer como unos indeseables ante la ciudadanía en general y ante los trabajadores en particular. Si se debilitan los sindicatos, los patronos tienen mucho más fácil consumar el abuso sobre los obreros.

El último cañonazo contra la última línea defensiva de los asalariados lo ha disparado la presidenta de la Comunidad de Madrid -que recibe mensualmente una buena cantidad de dinero público-, Esperanza Aguirre. Quiere reducir el número de liberados sindicales (más…)

Read Full Post »

Unas horas después de los atentados del 11 de septiembre, el enemigo ya estaba identificado: terrorismo islamista, pero sobre todo tenía una cara con ojos, nariz, boca y barba perfectamente reconocible, y un nombre: Osama Bin Laden. La población, a lo largo y ancho del mundo, ya tenía a quien odiar.

Cuando los EE.UU preparaban la invasión de Irak, lo primero que hicieron fue ponerle cara con ojos, nariz y boca al enemigo a batir, y un nombre: Sadam Husseim. La ciudadanía (más…)

Read Full Post »

La Intersindical Valenciana en la manifestación de Alicante

Miles de manifestantes claman en Alicante contra los recortes

A lo largo de mi vida laboral he participado en unas cuantas huelgas, no llevo la cuenta pero no he faltado a ninguna que convocara o apoyara mi sindicato. Y no por afición sino porque consideré que había motivos para la protesta. Hasta hoy. La del martes 8 de junio de 2010 no la he hecho. No he podido. Me han prohibido participar en ella. Unos servicios mínimos abusivos dictados por la Dirección General de Personal de la Consellería de Educación me han atado a mi puesto de trabajo. A mí y a otros tres o cuatro compañeros más que habíamos anunciado nuestra participación. Mi derecho constitucional dejado sin efecto en aras de un discutible bien mayor. El gobierno de Zapatero me agrede en mis derechos, y los de Rajoy me impiden la protesta. La pinza perfecta.

He ido al trabajo indignado, a cumplir mínimamente con los mínimos. Es la primera vez que comparto espacio con compañeros que no han ido a la huelga y la sensación ha sido desagradable, triste. He visto en ellos la dejadez frente a una grave situación que nos amenaza a todos. Quizás alguno haya encontrado su cuenta corriente demasiado mermada (más…)

Read Full Post »