Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘movilización’

Del otro lado,

un estruendo de risas,

un tintineo de alhajas,

un murmullo de voces,

un eco de brindis y tacones,

una orgía de placeres

se desboca más allá de los cristales,

tras los muros reforzados,

entre el lujo que se gastan los ladrones.

De este lado,

una cabeza se inclina

y otra cabeza la sigue.

Otra más dobla la cerviz,

y mansas se bajan diez.

Cien se recogen sumisas,

mil se declaran cobardes,

y se humillan un millón

sin saber muy bien porqué.

Una mirada se hunde

en la punta de los pies,

y en el suelo se refugian,

temerosas, otras diez.

Cien, apagadas, se pierden

junto a otras mil que no ven,

y se suman a millones

que aun viendo no quieren ver.

Una rodilla se inclina

y otra rodilla la imita.

Diez rodillas más se hincan

abatidas en la tierra.

Cien más se clavan de hinojos,

mil se doblegan sumisas,

y se humillan un millón

ante su propia bajeza.

Con la cabeza bien gacha,

los ojos lamiendo el suelo

y las rodillas hincadas,

un ejército de esclavos

su propio duelo se labran

mientras el látigo fiero,

tejido de engaño y miedo,

sobre sus vidas restalla.

Una cabeza se yergue

y otra cabeza se alza.

Unos ojos se levantan

y otros diez miran de frente.

Una rodilla endereza

un cuerpo que no se humilla

y cien se ponen en pie

por no vivir de rodillas.

Del otro lado,

entre el lujo que se gastan los ladrones,

tras los muros reforzados,

más allá de los cristales,

una orgía de placeres se interrumpe,

enmudece el eco de brindis y tacones

y se apaga el tintineo de las alhajas.

Crece un rumor de voces angustiadas,

un estruendo de alarmas y de quejas…

De este lado,

sobre la tierra, de hinojos,

sin saber muy bien porqué,

muchas cabeza se humillan,

aunque miran de reojo

a aquellos que están de pie

por no vivir de rodillas.

Anuncios

Read Full Post »

« Newer Posts