Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Sahara’

Foto y texto tomados del blog bienvepaz.wordpress.com, de Bienvenida Campillo, madre de acogida de Koría. Montaje del autor

 

Este primer viernes de abril volví por segunda vez al Casino de Torrevieja para presentar un libro. La primera fue cinco años atrás con el poemario Melankoría, un libro solidario con el que concienciar y difundir el caso de la joven Elkouria Badbad, secuestrada por su propia familia biológica durante una visita a los Campamentos de Refugiados Saharauis de Tinduf, en Argelia, en los primeros días de 2011. Este pasado viernes, mis primeras palabras fueron para recordar aquel libro y su significado, para recordar que Koría continúa secuestrada seis años después, para recordar que nos preocupa su situación, que no la olvidamos y que seguimos exigiéndole al gobierno del Frente Polisario su libertad para que pueda decidir qué hacer con su vida. (más…)

Anuncios

Read Full Post »

cartel melankoria

Tengo un rincón especial en casa donde suelo sentarme, pies en alto, a leer, escribir, echar una cabezada, ojear la prensa, preparar trabajo escolar. Sobre mí, en la pared, un lienzo de un metro de alto por setenta centímetros de ancho reproduce la portada del libro Melankoría. Cada una de las pocas o muchas veces, según el día, que voy a tomar asiento en el sillón de mi rincón favorito, la vista se posa un instante en el memorable dibujo con el que Paco Sáez representó la esencia de Koría mitad sueños, mitad realidad, a la que, como es obvio, siempre tengo presente.

Hace tres años, por este mes de octubre, la biblioteca pública municipal acogía la presentación del libro. El secuestro de la joven saharaui alcanzaba ya los nueve meses. En ese tiempo, bajo el impulso de la Comisión por la Libertad de Koría, se habían llevado a cabo múltiples iniciativa para tratar de conseguir su liberación. Yo mismo, junto a la familia de acogida, participé en una entrevista en Madrid con el Delegado para España del Frente Polisario, al que pedimos su mediación para que Koría fuera liberada y del que solo obtuvimos buenas palabras. En junio había participado en la entrega de más de 17 000 firmas a la Comisión de Peticiones del Congreso de los Diputados reclamando su intervención. Incluso en una entrevista con el Coordinador General de IU en su propio despacho le instamos a que hiciera valer su ascendiente sobre las autoridades saharauis. Al resto de grupos políticos les hicimos llegar un dossier con los pormenores del secuestro de nuestra amiga Koría. Asambleas, noticias en los medios de comunicación, el uso de las redes sociales en internet, cientos y cientos de llamadas telefónicas se sucedieron en aquellos meses. (más…)

Read Full Post »

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Recuerdo a la chica de sonrisa fácil, de bondad innata, de carácter rebelde con ideas claras y firmes que he conocido durante una década.

Recuerdo a la estudiante absorbida por sus libros, dedicada por entero a adueñarse del conocimiento que le permitiera llegar a la universidad, completar una carrera y ser útil a su gente, a su pueblo, a los saharauis expulsados de su tierra que malviven en el inhóspito desierto argelino.

Recuerdo a la joven que se sobrepone a la enfermedad a pesar de que, especialmente en época de exámenes, le daba cierta apariencia de fragilidad, aunque quizás ese sufrimiento le haya fortalecido su carácter indomable frente a la imposición, dócil ante el diálogo y la razón.

Recuerdo a la persona inteligente que es Koría y tengo la certeza de que, aunque su vida en la soledad de una jaima, sin compañía en kilómetros a la redonda, estará siendo una dura prueba para su ánimo, habrá sabido adaptarse convenientemente a su entorno para disminuir el sufrimiento, conservar fuerzas, alimentar la esperanza, aguardar que llegue el momento de que quienes la rodean entiendan.

Y me recuerdo a mí mismo que la tarea de ayudar a Koría a ser ella misma es larga, compleja y llena de dificultades. Que es una carrera de fondo plagada de obstáculos en la que no cabe la duda ni el desaliento, y en la que es necesaria la solidaridad de muchos y el empeño de algunos.

Desde el recuerdo, la esperanza sigue intacta y la determinación de Koría me atrevo a asegurar que también.

 

Read Full Post »

Leo en un medio digital la noticia de la muerte del joven saharaui Ahmed Moulay a causa de una grave enfermedad que la burocracia de su país y los recortes en el mío han impedido que pudiera ser tratada. Contaba veinte años. Desde hace tres tenía una orden de evacuación, pero formalizar su pasaporte ha tardado dos años. Su traslado a España se ha ido demorando entre burocracia y recortes sanitarios, como si la enfermedad entendiera de plazos o requisitos.

Los esfuerzos de la familia española que lo tuvo acogido durante varios veranos han tropezado una y otra vez con la desidia, la inoperancia y la insensibilidad por la vida humana de quienes algo podían hacer por el joven. Ahmed ha sufrido su dolorosa enfermedad sin poder recurrir a los calmantes necesarios para hacerla más llevadera.

Me indigno ante tan injusto desenlace, que no inevitable. Y tengo presente a esa otra joven saharaui, Koría Badbad, que lleva casi dos años retenida en la soledad del desierto, (más…)

Read Full Post »

Por más que relojes y calendarios se empeñen en establecer marcas, el tiempo no tiene medida. Hay horas que son instantes y minutos inacabables. Un suspiro y la eternidad pueden ser igual de largos en la esfera del reloj. Veinte meses es toda una vida para quien espera sin horizonte una esperanza entre las arenas solitarias e inabarcables. Son mucho más que veinte hojas de dos calendarios para quienes buscan sin descanso una rendija por la que llevar algo de luz a quien sufre la oscuridad en mitad del desierto ilimitado.

Son veinte meses ya los que Koría lleva alejada de la gente con la que vivió diez años hermosos; son veinte meses los que sufre la ausencia del mundo que se construyó entre dos mundos tan cercanos entonces, tan lejanos ahora. Y eso es mucho tiempo por más que el tiempo, para todos, aminore su discurrir en las tierras sin prisa. Tarda en llegar el amanecer con los ojos abiertos y el pensamiento recorriendo su habitación de diez años, la cama recién hecha, los libros de texto ordenados sobre el escritorio, el calendario con las anotaciones de exámenes y la entrega de trabajos, el mp3 (más…)

Read Full Post »

Read Full Post »

Soldado,

tú que dejas el fusil

unos días en el cuartel,

¡mírame!

¿Ves supurar de tristeza

cada poro de mi piel?

Soldado,

yo te digo:

tú que te vas, llévame contigo.

 

Muchacho,

tú que vuelves a tu hogar

a reunirte con los tuyos,

¡mírame!

¿Ves que en mis ojos resecos

no quedan lágrimas ya?

Muchacho,

yo te pido:

tú que te vas, llévame contigo.

 

Viajero,

tú que andas los caminos

que van a cualquier lugar,

¡mírame!

¿Ves que mi boca agrietada

solo grita libertad?

Viajero,

yo te sigo:

tú que te vas, llévame contigo.

 

Viento,

tú que soplas hacia el mar

sin nadie que te detenga,

¡mírame!

¿Ves los grilletes de arena

que no me dejan volar?

Viento,

yo te elijo:

tú que te vas, llévame contigo.

 

Sol,

tú que muestras tu poder

mientras vas surcando el cielo,

¡mírame!

¿Ves que la melfa que visto

en vez de tela es de acero?

Sol,

yo te exijo:

tú que te vas, llévame contigo.

 

Luna,

tú que iluminas la noche

más allá del horizonte,

¡mírame!

¿Ves mis entrañas desechas

en esta cárcel de arena?

Luna,

yo te obligo:

tú que te vas, llévame contigo.

 

Muerte,

tú que rondas cada duna

acechando tu trofeo,

¡mírame!

¿Ves mi corazón enfermo

cómo apaga sus latidos?

Muerte,

yo te maldigo:

tú que te quedas, no me llevarás contigo.

 

Read Full Post »

Older Posts »