Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘saharauis’

5-en-una-carcel-de-arenaKoría Badbad sale de su jaima envuelta en una manta y da unos pasos hacia donde comienza a clarear, allá lejos, sobre el horizonte que delinea la arena del desierto, tan desierto como cada día. Hoy se ha despertado en la madrugada, de improviso, en mitad de un sueño hermoso —esta noche no ha habido pesadillas—. Ha soñado, reviviendo como real, con el sonido del timbre que anuncia el comienzo del recreo en el instituto, donde estudia segundo de bachillerato, ella cerrando el libro y cogiendo el bocadillo de la mochila, bajando por las escaleras, conversando en el patio con sus amigas y con su hermano español. Sabe que en su sueño había más imágenes, entremezcladas, confusas, que no recuerda muy bien, de aquel tiempo feliz que vivió con su familia española, con sus amigos de aquel pueblecito mediterráneo al que llegó con tan solo siete años, en el verano de 2000, más muerta que viva, muy enferma.

Arrebujada en la manta, Koría contempla cómo el día es empujado por un sol que todavía no se deja ver. Al despertar ha sentido una sensación extraña, aunque no es la primera vez. Una especie de tenue alegría interior que hace retroceder la tristeza diaria; una difusa fuerza que alimenta su esperanza cuando cree haberla perdido toda. Es como un eco lejano que le llega de más allá del mar, rumbo norte; como una brisa ligera que percibe distinta al aire espeso que respira cada día en mitad de una nada de arena, aislada del mundo, seis años ya. Y cree entender su significado: allá al otro lado del Estrecho no la han olvidado. Siguen peleando por su libertad. Koría cierra los ojos y deja que el primer rayo de sol la reconforte. (más…)

Read Full Post »

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Recuerdo a la chica de sonrisa fácil, de bondad innata, de carácter rebelde con ideas claras y firmes que he conocido durante una década.

Recuerdo a la estudiante absorbida por sus libros, dedicada por entero a adueñarse del conocimiento que le permitiera llegar a la universidad, completar una carrera y ser útil a su gente, a su pueblo, a los saharauis expulsados de su tierra que malviven en el inhóspito desierto argelino.

Recuerdo a la joven que se sobrepone a la enfermedad a pesar de que, especialmente en época de exámenes, le daba cierta apariencia de fragilidad, aunque quizás ese sufrimiento le haya fortalecido su carácter indomable frente a la imposición, dócil ante el diálogo y la razón.

Recuerdo a la persona inteligente que es Koría y tengo la certeza de que, aunque su vida en la soledad de una jaima, sin compañía en kilómetros a la redonda, estará siendo una dura prueba para su ánimo, habrá sabido adaptarse convenientemente a su entorno para disminuir el sufrimiento, conservar fuerzas, alimentar la esperanza, aguardar que llegue el momento de que quienes la rodean entiendan.

Y me recuerdo a mí mismo que la tarea de ayudar a Koría a ser ella misma es larga, compleja y llena de dificultades. Que es una carrera de fondo plagada de obstáculos en la que no cabe la duda ni el desaliento, y en la que es necesaria la solidaridad de muchos y el empeño de algunos.

Desde el recuerdo, la esperanza sigue intacta y la determinación de Koría me atrevo a asegurar que también.

 

Read Full Post »

Por más que relojes y calendarios se empeñen en establecer marcas, el tiempo no tiene medida. Hay horas que son instantes y minutos inacabables. Un suspiro y la eternidad pueden ser igual de largos en la esfera del reloj. Veinte meses es toda una vida para quien espera sin horizonte una esperanza entre las arenas solitarias e inabarcables. Son mucho más que veinte hojas de dos calendarios para quienes buscan sin descanso una rendija por la que llevar algo de luz a quien sufre la oscuridad en mitad del desierto ilimitado.

Son veinte meses ya los que Koría lleva alejada de la gente con la que vivió diez años hermosos; son veinte meses los que sufre la ausencia del mundo que se construyó entre dos mundos tan cercanos entonces, tan lejanos ahora. Y eso es mucho tiempo por más que el tiempo, para todos, aminore su discurrir en las tierras sin prisa. Tarda en llegar el amanecer con los ojos abiertos y el pensamiento recorriendo su habitación de diez años, la cama recién hecha, los libros de texto ordenados sobre el escritorio, el calendario con las anotaciones de exámenes y la entrega de trabajos, el mp3 (más…)

Read Full Post »

Read Full Post »

Soldado,

tú que dejas el fusil

unos días en el cuartel,

¡mírame!

¿Ves supurar de tristeza

cada poro de mi piel?

Soldado,

yo te digo:

tú que te vas, llévame contigo.

 

Muchacho,

tú que vuelves a tu hogar

a reunirte con los tuyos,

¡mírame!

¿Ves que en mis ojos resecos

no quedan lágrimas ya?

Muchacho,

yo te pido:

tú que te vas, llévame contigo.

 

Viajero,

tú que andas los caminos

que van a cualquier lugar,

¡mírame!

¿Ves que mi boca agrietada

solo grita libertad?

Viajero,

yo te sigo:

tú que te vas, llévame contigo.

 

Viento,

tú que soplas hacia el mar

sin nadie que te detenga,

¡mírame!

¿Ves los grilletes de arena

que no me dejan volar?

Viento,

yo te elijo:

tú que te vas, llévame contigo.

 

Sol,

tú que muestras tu poder

mientras vas surcando el cielo,

¡mírame!

¿Ves que la melfa que visto

en vez de tela es de acero?

Sol,

yo te exijo:

tú que te vas, llévame contigo.

 

Luna,

tú que iluminas la noche

más allá del horizonte,

¡mírame!

¿Ves mis entrañas desechas

en esta cárcel de arena?

Luna,

yo te obligo:

tú que te vas, llévame contigo.

 

Muerte,

tú que rondas cada duna

acechando tu trofeo,

¡mírame!

¿Ves mi corazón enfermo

cómo apaga sus latidos?

Muerte,

yo te maldigo:

tú que te quedas, no me llevarás contigo.

 

Read Full Post »

 

Esta Nochebuena no lo ha sido tanto para la familia española de Koría, había una silla vacía a la mesa durante la cena familiar, un cubierto intacto a la espera de volver a ser usado, una ausencia tan presente en el corazón que dificultaba sus latidos. Feliz Navidad ha sonado extraño, como un eco lejano en el espacio y en el tiempo que ha costado pronunciar, o que simplemente se ha omitido entre todos aquellos que hemos disfrutado una convivencia cercana con la joven saharaui durante los años que ha pasado entre nosotros.

Porque en estas fechas hace un año que Koría voló a los Campamentos de Refugiados Saharauis de Tinduf, desbordante de ilusión, a visitar a su familia biológica y tras veinte días de agasajos, buenas palabras y deseos de futuro se quedaron con ella de la forma más deleznable, contra su voluntad, sin explicación alguna a la familia española, y la aislaron (más…)

Read Full Post »

Hoy, 10 de diciembre, es otro de esos días que llenan el calendario con celebraciones de acontecimientos a los que se les supone una importancia equivalente a la trescienta sesenta y cincoava parte de un año. Para unos es el momento de resaltar la importancia de la causa que sustenta el evento, pasado el cual se diluye su esencia en el quehacer diario; A otros les sirve para tranquilizar la conciencia inquieta que se disgrega entre lo que se piensa y lo que realmente se hace. Para algunos más, el día de…, el aniversario de…, no es sino otra forma de mantener la ficción de que el sistema se preocupa de las necesidades de las personas cuando en realidad es todo lo contrario.

Así ocurre con la celebración del sesenta y tres aniversario de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que se escenifica este 10 de diciembre. En lugar de celebración debería ser día de luto porque es una de las normas más incumplidas en la mayor parte del mundo. Algo que la estafa de la crisis ha agravado. Es quizás el documento (más…)

Read Full Post »

Older Posts »