Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘san miguel de salinas’

alcores horno pan.cdr

Un horno de pan, ese ha sido el proyecto solidario elegido mediante votación, clase a clase, por el alumnado del IES Los Alcores de San Miguel de Salinas en el «Alcores Solidario 2016». Cuatro eran los proyectos a considerar, propuestos por los propios destinatarios —el Taller Ocupacional de Niños Especiales «Ángel Mary Valero» de Chiclayo (Perú)—: mesas individuales y sillas para una clase (1 100 soles = 335 €), silla de ruedas y camilla (500 + 300 soles = 270 €), medicamentos para medio año (2 700 soles = 819 €) y un horno de pan (5 500 soles = 1 670 €). El más votado ha sido el de mayor coste, sí, pero quizá también el que mayor inteligencia requería. Lo explicó con claridad meridiana Israel, un alumno de 1º de Secundaria, la voz firme y pausada, en los prolegómenos de la Carrera Solidaria que como cada año celebra el instituto en fechas otoñales. Vino a decir que las medicinas eran importantes, pero que al cabo de seis meses se les acabaría nuestra ayuda, en cambio, con el horno de pan podrían vender el producto y con los beneficios comprar medicinas siempre. El viejo aforismo de dar la caña para pescar en lugar de dar pescado.

Chiclayo es una de las ciudades más grande de Perú; su población ha crecido exponencialmente en las últimas décadas, desde los treinta mil habitantes en 1940 hasta el más de medio millón en la actualidad. Un crecimiento que ha ido creando ensanches sucesivos, unos de manera ordenada, las urbanizaciones, donde vive la gente pudiente; otros, de aluvión, donde se han ido amontonando los más pobres, quienes abandonaron el campo huyendo de la guerrilla, de la miseria, o simplemente emigraron en busca de una vida mejor. En uno de esos «pueblos jóvenes» es donde se ubica este centro tan necesitado de todo. Uno de esos lugares que se repiten en muchos países con riqueza que albergan bolsas de pobreza, y no por azar, claro.

Los Alcores Solidario, uno de los programa de educación en valores que el instituto viene desarrollando desde hace años, trata de acercar al alumnado a la vida real, la que en demasiada ocasiones transcurre oculta, también ocultada, y que, sin embargo, merece ser conocida, comprendida y cambiada. Desde lo local —el caso del Banco de Alimentos— hasta lo internacional —el pasado curso fueron los refugiados saharauis mutilados por minas antipersona—, no solo conocemos los problemas sino también a las víctimas que las sufren, con caras, nombres e historias personales. En esta ocasión, gracias a las nuevas tecnologías y a Mª Dolores, profesora del instituto que lleva cooperando en Perú desde hace veinte años, hemos conocido a alumnos, madres, profesorado del Taller Ocupacional; nos han transmitido sus necesidades, sus deseos, sus tareas, y sabemos a quiénes va dirigida nuestra solidaridad: el horno de pan. El reto no es pequeño, pero la determinación de superarlo está, sin duda, a la altura.

Read Full Post »

cabezo d ela mina

 

—¡Cinco meses! Se dice pronto.

—No me lo puedo creer.

—Como te lo cuento.

—Chica, pa mear y no echar gota.

—Ya te digo. El primer informe de la policía llega en otoño, y firman la paralización en primavera.

—¿Tan difícil es parar una roturación sin permiso que han necesitado tres estaciones?

—Por lo que parece, para este alcalde y sus concejales, sí.

—Claro, se meten en los despachos y luego pasa lo que pasa.

—Pues sí, que los informes de la policía, las denuncias de las asociaciones y las noticias de la prensa han estado cogiendo polvo sobre sus mesas de despacho.

—Mujer, igual ni los leen.

—Pues, chica, saber, saben. Porque estudiados son, al menos los concejales. Y es su obligación, que para eso cobran y no poco.

—¡Vaya atajo de incompetentes!

—De eso, ni hablar. Que competentes sí son, y mucho.

—Pues, chica, contigo no me aclaro.

—Mujer, su trabajo lo hacen muy bien. A la vista está. Y te lo digo en serio.

—No hay quién te entienda.

—Igual si pensaras un poco.

—Ya estamos…

—A ver. ¿Que ha pasado en estos cinco meses?

—¿150 días?

—Que el dueño de la finca ha hecho lo que quería hacer; incluido arrancar pinos del monte.

—Ya.

—¿Lo vas pillando?

—No.

—Y a pesar de informes y denuncias no ha habido paralización hasta que el daño estaba hecho. Y porque ha salido en la prensa que si no…

—No estarás insinuando que…

—Que va, mujer. Líbreme el Señor. Yo solo expongo los hechos. Ahora tu ata cabos.

—Entonces, resulta que para que unos puedan…, los otros no…

—Ahí lo tienes.

—No me lo puedo creer.

—Ya te cuesta, ya.

—¿Me estás reprochando algo?

—¿Tú que crees?

—Lo dices como si yo tuviera algo que ver.

—Pues mira que te lo dije.

—¿Qué me dijiste?

—Que no les echaras la papeleta.

—Mujer, yo no sabía esto.

—Pues no será porque no llevan mili encima.

—Igual es que no han podido parar la cosa antes.

—Ya. Y yo voy y me lo creo. En cinco meses.

—¿Será posible?

—Como te lo cuento.

—Si me pinchan no me sacan ni una gota de sangre.

—Ya. A ti te sacan solo horchata.

—Y que burra que te pones algunas veces.

—¿O sea que la burra soy yo? Y tú, en las próximas, vas y les votas otra vez.

—¡Qué cosas tienes, mujer!

Read Full Post »

En San Miguel, el PP no ha ganado las elecciones. 917 votantes quieren que siga al frente del ayuntamiento, pero 1 149 no lo quieren otra vez en el gobierno municipal. Obviamente, las otras tres fuerzas políticas en liza tampoco han ganado estas elecciones. Por eso son necesarios acuerdos.

Cada uno de los cuatro partidos locales, a través de los carteles electorales, ha transmitido a los ciudadanos un mensaje, un resumen de por qué debían de darles el voto. «Contigo San Miguel» era el ofrecimiento del PP, más un sarcasmo que un eslogan teniendo en cuenta que doce años de mal gobierno dan para mucho y que los hechos son más tozudos que las palabras. Nunca han contado con los ciudadanos para nada. La mentira se salía del cartel.

Curiosamente, los mensajes de las otros tres partidos encajan perfectamente, pudiendo conformar una propuesta coherente: «Porque nos importa San Miguel, Contigo podemos cambiar San Miguel. Tú decides. Somos el cambio». ¿Una premonición? Lo que los resultados electorales dejan claro es que son necesarios acuerdos de gobernabilidad, y no debería ser difícil alcanzarlos. Quizás no sean estos los mejores representantes, ni gusten a todos, pero es lo que hay y con esos mimbres hay que construir una nueva situación de gobierno que nos ayude a todos a vivir un poco mejor. (más…)

Read Full Post »

La redacción de un nuevo Plan General de Ordenación Urbana es el mayor reto con el que probablemente se haya de enfrentar el nuevo gobierno municipal que salga de las urnas el próximo 24 de mayo. El Plan que fue aprobado definitivamente en 2008, apoyado de común acuerdo por PP y PSOE, tras más de una década de elaboración y especulación, fue declarado nulo a finales de 2013 por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana porque Ayuntamiento y Generalitat se habían pasado por el forro la legislación ambiental de la Unión Europea. Ni las advertencias realizadas por la única oposición política ni las efectuadas por vecinos y ecologistas pudieron inducir a la reflexión al gobierno municipal, tampoco al autonómico, convencidos ambos de su impunidad.

Tanto la elaboración del Plan ahora anulado como su resultado son un ejemplo de lo que nunca se debería de hacer y en tantos lugares se ha hecho. No se extendió su redacción por más de una década por sus dificultades técnicas o políticas. Fue un plan dirigido por las apetencias especuladoras de promotores inmobiliarios. Los planos se fueron dibujando y redibujando una y otra vez en función de las nuevas adquisiciones de terrenos para edificar urbanizaciones. Cambios y más cambios que dilataron durante años su finalización. El primer negocio fue la compraventa de terrenos, y a eso se supeditó la tramitación, con unos gobernantes en el papel de meros lacayos de los intereses inmobiliarios y de vendedores de progreso, aunque fuese insostenible, a la población. (más…)

Read Full Post »


en comun

Tengo la completa seguridad de que una candidatura presentada por Ganemos San Miguel San Miguel en Común habría sido un excelente nombre hubiera dado un vuelco en la representación institucional en el ayuntamiento, y habría ganado el poder local para que la mayoría de los vecinos y vecinas pudieran ejercerlo en los próximos cuatro años. Lástima que esta afirmación no pueda ser verificada empíricamente con el recuento de papeletas el próximo 24 de mayo, pero ciertos indicadores apuntaban en esa dirección.

En esta legislatura que acaba, favorecido por la crudeza de la estafa a la que llaman crisis, ha ido creciendo el hartazgo entre buena parte de sanmigueleros que llevan viendo durante años a los mismos actores políticos representando los mismos papeles de siempre, sin salirse un ápice de sus personajes, en una función sabida, carente de ilusión y de perspectivas. Un hartazgo que pocos expresan en voz alta, algunos a media voz y la mayoría lo sufre de manera callada pero que permanece latente a la espera de encontrar el modo de expresarse, aunque sea a través del voto, en una propuesta distinta. (más…)

Read Full Post »

El sólido muro del bipartidismo ha cercado a la ciudadanía durante los últimos treinta años, encerrándola en una ilusión democrática en la que la soberanía ha residido en el pueblo pero el poder se lo ha llevado la casta, la élite, la oligarquía cada cual que lo llame como quiera política y económica. Y con ese poder han llenado sus arcas.

caretas

La estafa de la crisis ha arrancado la careta a los sostenes del régimen dejando al descubierto su verdadero rostro, que ha resultado ser el mismo. Buena parte de la ciudadanía harta de tanto engaño, robo y estafa ha comenzado a darle la espalda a lo viejo y a mirar de frente buscando algo nuevo, fresco, más real, más humano, que devuelva la esperanza, la ilusión. Esto ha abierto en el muro del bipartidismo una ventana de oportunidad impensable hace unos meses. Una ventana de oportunidad que ya empieza a tomar forma en ciudades y pueblos, con la vista puesta en las próximas elecciones municipales y que, por el momento, se afianza bajo una expresión, Ganemos, que en sí misma evidencia la determinación de ganar el poder en los ayuntamientos con los ciudadanos para los propios ciudadanos. (más…)

Read Full Post »

historia natural escalonaSiempre he sido del secano, quizás por nacimiento. Mis primeros años trascurrieron en el campo, subiéndome a almendros y algarrobos, colgándome de sus ramas, balanceándome y dejándome ir al suelo en un salto de vaivén. Mi horizonte siempre fue el poniente, donde cierra el monte la línea en que se unen tierra y cielo. El verde perpetuo de limoneros y naranjos, en el llano entre el pueblo y las Salinas, me resultaba ajeno, indescifrable en su fisonomía, hostil en su uniformidad, casi intruso en el paisaje. Demasiado artificial. Excesivamente humanizado.

Cuando crecí y estuve en esa edad, antes temprana, de trabajar durante las vacaciones escolares de verano, siempre lo hice entre almendros y algarrobos. En contadas ocasiones anduve entre tomateras o melones franceses, solo unos días, incómodo, y no tanto por el trabajo en sí sino por el entorno en que se desarrollaba, por el paisaje que me rodeaba. Yo era del secano, no del trigal o del pesolar sino de esos amplios espacios arbolados, diáfanos en su conjunción, escalonados salvando la pendiente de cañadas extensas o estrechas laderas, ocupados por recios algarrobos, poderosos almendros y viejas oliveras, algunas centenarias, recluidas en manchas residuales, testigos de pasadas épocas de esplendor.

La temporada veraniega de «coger almendra y garrofa», desde mediado julio hasta avanzado septiembre, de ahí y de una beca salieron los estudios universitarios, me llevó a recorrer vareando ramas, tirando del telón, llenando la cofa, cargando el saco el secano de noroeste a sureste, siempre de fondo el monte. Un monte que anduve acompañado por mi padre. De su boca oí historias de los años del oficio de leñatero, de usos de plantas, de serranos trashumantes, de sendas, cuevas y barrancos. De su boca me llegaron por primera vez los nombres de La Peña del Águila, Lo Pastor, Lo Sastre, El Espartal, Lo Torena, Rebate, El Rincón, Lo Balaguer, El Cabezo Mortero, y tantos otros de ese universo conocido ahora como la sierra.

Aprendí a querer el monte mucho antes de que la ciencia hablara de su valor. Un querer nacido del sentimiento, no del conocimiento, de la percepción de un paisaje que me resultaba salvaje por más que aquí y allá se manifestara la humanización de siglos. Me hacía sentir bien transitar sus caminos, sus sendas, respirar un aire distinto, escuchar sus propios sonidos imponiéndose sobre esos otros que llegaban amortiguados desde más allá del «borde del mundo». La intuición, el sentimiento, me decían que el monte era un espacio muy valioso que debía ser conservado. Pasarían años hasta que esa intuición se viera confirmada y sobrepasada por los estudios científicos que distintos especialistas han llevado a cabo desde mediados de los años ochenta del siglo pasado.

Me resulta difícil describir la alegría que me ha producido ver recogido en un libro todo el conocimiento que se tiene actualmente sobre el monte, el bosque, la sierra, Escalona, da igual como lo llamemos. Geología, Flora, Fauna, Historia, Etnobotánica, Conservación conforman Historia Natural de Sierra Escalona y Dehesa de Campoamor. Un libro que reúne ciencia y sentimiento, monte y cultivos de secano, pasado, presente y futuro. Cobra sentido, desde la lógica científica, la asociación intuitiva, emocional, íntima entre los secanos de mi infancia y su horizonte salvaje. Prologar el libro ha sido para mí el elemento simbólico de fusión entre experiencia emocional y conocimiento científico. El libro es una joya. Como Sierra Escalona.

Read Full Post »

Older Posts »