Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘san miguel de salinas’

Artículo publicado en el Boletín Cultural Informativo de la Asociación de Jubilados CAM (JUBICAM). Agosto/septiembre 2018 – Nº 193

San Miguel de Salinas es un pueblo del Bajo Segura, enclavado en el Campo de Salinas, a una altitud de unos 70 metros sobre el nivel del mar, a resguardo de poniente por los montes Alcores (Sierra de Escalona) y abierto por levante hacia la llanura aluvial que acaba en «Las Salinas» y el mar Mediterráneo

Si bien su origen data de la segunda década del siglo XVIII, hay testimonio arqueológico sobre pobladores íberos que ya se establecieron en el Cabezo de la Mina en el II milenio antes de Cristo. También acogió este territorio a los romanos: restos de una villa en El Peinado; escorias de una fundición de plomo, restos cerámicos y monedas en Las Zahúrdas, caserío muy próximo al pueblo y que pudo ser una posta romana; y el paso de la Vía Augusta a las afueras del actual núcleo urbano así lo atestiguan. Que fue «tierra de moros» lo confirma el nombre Zahúrdas, que debió ser una alquería musulmana; así como el «Tesorillo de La Marquesa» (vasija con monedas de época califal) o la denominación de otra alquería cercana, Al Rabat (Rebate). (más…)

Anuncios

Read Full Post »

Pues resulta que San Miguel de Salinas tiene puerto. Debe de ser cosa del progreso y de la modernidad. Lástima que no sea de mar. Bien lo podría haber sido en un punto de los más de cuatro kilómetros de costa, entre Punta Prima y Cabo Roig, que un día formaron parte de nuestro extenso término municipal: los liberales lo concedieron y el Borbón de la época (Fernando VII) lo quitó. Playa ya tuvimos, aunque no fuera nuestra: la «Playa del Pueblo», o simplemente La Cala (aunque tenga ya galones de Capitán, que para el turismo impone más), a la que mucha gente de San Miguel acudía los domingos e incluso alguna semana completa al amparo del carro y la manta cuando ese trocito de costa todavía era virgen.

Así que el puerto que ahora tenemos es de montaña, bueno más bien de cerro, loma o colina diría yo. El caso es que cuando no éramos modernos ni del siglo XXI solo teníamos altos, que por lo que se ve es de menos categoría, y algún badén que otro. Salir del pueblo por la carretera a Balsicas, llevaba al viajero a subir el Alto de las Escalericas; si el camino era hacia Orihuela, el Alto a coronar era el de Vistabella; en cambio, tocaba pasar por el Badén de Lo Soto si el destino era Torrevieja. Y aunque siguen estando, quizá en un futuro no muy lejano también asciendan de categoría y hasta podríamos contar con el Valle de lo Soto. (más…)

Read Full Post »

Anda preocupado el vecindario con el asunto de la planta de tratamiento de residuos (basura es algo sin valor, y los residuos siguen siendo valiosos) que nos puede caer desde «Valencia», ya como un apetitoso maná, ya como una pesada losa. Y no es para menos tal preocupación. Aunque el agua venga fría, tememos escaldarnos. Apenas oímos «basuras» saltan las alarmas, porque enseguida nos viene a la memoria el vecino pueblo de Torremendo y la titánica lucha de sus habitantes durante años para impedir que les colocaran un vertedero a las puertas de casa, jodiéndoles el descanso, la pituitaria y la vida. Muy cerca nos queda ese otro vertedero de infausto recuerdo al pasar el río Nacimiento, en la Dehesa de Campoamor; toneladas y toneladas de residuos en pleno monte, con sus olores y sus humos, tolerado por todas las administraciones durante años y años. Y el de La Murada, recientemente sellado por el gobierno valenciano, que tanto ha dado que hablar sobre corrupción.
(más…)

Read Full Post »

Una selección de trabajos realizados por el alumnado del instituto con motivo de la celebración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, forman parte de la exposición que se inaugura este 27 de marzo en la universidad de Alicante organizada por el Área de Políticas de Igualdad de Género del Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza del País Valenciano, bajo el nombre «COEDUCART, Primera muestra de actividades coeducativas».

Con la exposición de estos trabajos se pretende hacer visibles las actividades que se llevan a cabo en los centros educativos en defensa de la igualdad entre mujeres y hombres, chicas y chicos.

La exposición estará instalada en la entrada del aulario II hasta el próximo 12 de abril, y se podrá visitar durante todos los días. Los trabajos expuestos muestran muchas horas de planificación, elaboración y complicidad entre compañeras y compañeros, entre alumnado y profesorado, entre equipos de profesorado, con el objetivo de conseguir una sociedad más justa, inclusiva y no discriminatoria.

En los trabajos del alumnado también se puede encontrar la apuesta por una educación que quiere ir más allá de conocimientos y competencias, ocupándose de afectos y emociones, del desarrollo de personas autónomas y críticas, respetuosas de todas las orientaciones sexuales y de la diversidad humana, una riqueza que beneficia a toda la sociedad.

Read Full Post »

Geólogos italianos estudiando los yesos de San Miguel de Salinas

Geólogos italianos estudiando los yesos de San Miguel de Salinas

Este último sábado, al llegar a la altura del canal del Trasvase a las afueras del pueblo, observé a cuatro personas entretenidas en algún tipo de observación sobre los cortes del terreno abiertos a ambos lados del canal. Detuve mi paseo vespertino y traté de saciar la curiosidad que me habían despertado. Vestían pantalones con bolsillos exteriores y calzaban botas de monte. El característico martillo que uno de los más jóvenes portaba me reveló enseguida a qué se dedicaban. Aguardé unos minutos hasta que el hombre que se encontraba más próximo a mí descendió desde la altura a la que había subido para hacer una fotografías y me acerqué a él. ¿Sois geólogos?, le pregunté tras darle las buenas tardes. El hombre, quizá frisando los cincuenta, me confirmó mi sospecha. En un excelente castellano, me dijo que era profesor de la univeridad de Parma (Italia) y que estaban realizando un estudio sobre los yesos de San Miguel debido a la curiosa cristalización en punta de flecha que presentan. Durante unos minutos mantuvimos una interesante conversación sobre el interés geológico de los yesares de este territorio y de la necesidad de su conservación y protección. En su ruta, estos cintíficos italianos, también estudiarían los yesos de Lorca y los que forman el importante karst de Sorbas, en Almería. (más…)

Read Full Post »

alcores horno pan.cdr

Un horno de pan, ese ha sido el proyecto solidario elegido mediante votación, clase a clase, por el alumnado del IES Los Alcores de San Miguel de Salinas en el «Alcores Solidario 2016». Cuatro eran los proyectos a considerar, propuestos por los propios destinatarios —el Taller Ocupacional de Niños Especiales «Ángel Mary Valero» de Chiclayo (Perú)—: mesas individuales y sillas para una clase (1 100 soles = 335 €), silla de ruedas y camilla (500 + 300 soles = 270 €), medicamentos para medio año (2 700 soles = 819 €) y un horno de pan (5 500 soles = 1 670 €). El más votado ha sido el de mayor coste, sí, pero quizá también el que mayor inteligencia requería. Lo explicó con claridad meridiana Israel, un alumno de 1º de Secundaria, la voz firme y pausada, en los prolegómenos de la Carrera Solidaria que como cada año celebra el instituto en fechas otoñales. Vino a decir que las medicinas eran importantes, pero que al cabo de seis meses se les acabaría nuestra ayuda, en cambio, con el horno de pan podrían vender el producto y con los beneficios comprar medicinas siempre. El viejo aforismo de dar la caña para pescar en lugar de dar pescado.

Chiclayo es una de las ciudades más grande de Perú; su población ha crecido exponencialmente en las últimas décadas, desde los treinta mil habitantes en 1940 hasta el más de medio millón en la actualidad. Un crecimiento que ha ido creando ensanches sucesivos, unos de manera ordenada, las urbanizaciones, donde vive la gente pudiente; otros, de aluvión, donde se han ido amontonando los más pobres, quienes abandonaron el campo huyendo de la guerrilla, de la miseria, o simplemente emigraron en busca de una vida mejor. En uno de esos «pueblos jóvenes» es donde se ubica este centro tan necesitado de todo. Uno de esos lugares que se repiten en muchos países con riqueza que albergan bolsas de pobreza, y no por azar, claro.

Los Alcores Solidario, uno de los programa de educación en valores que el instituto viene desarrollando desde hace años, trata de acercar al alumnado a la vida real, la que en demasiada ocasiones transcurre oculta, también ocultada, y que, sin embargo, merece ser conocida, comprendida y cambiada. Desde lo local —el caso del Banco de Alimentos— hasta lo internacional —el pasado curso fueron los refugiados saharauis mutilados por minas antipersona—, no solo conocemos los problemas sino también a las víctimas que las sufren, con caras, nombres e historias personales. En esta ocasión, gracias a las nuevas tecnologías y a Mª Dolores, profesora del instituto que lleva cooperando en Perú desde hace veinte años, hemos conocido a alumnos, madres, profesorado del Taller Ocupacional; nos han transmitido sus necesidades, sus deseos, sus tareas, y sabemos a quiénes va dirigida nuestra solidaridad: el horno de pan. El reto no es pequeño, pero la determinación de superarlo está, sin duda, a la altura.

Read Full Post »

cabezo d ela mina

 

—¡Cinco meses! Se dice pronto.

—No me lo puedo creer.

—Como te lo cuento.

—Chica, pa mear y no echar gota.

—Ya te digo. El primer informe de la policía llega en otoño, y firman la paralización en primavera.

—¿Tan difícil es parar una roturación sin permiso que han necesitado tres estaciones?

—Por lo que parece, para este alcalde y sus concejales, sí.

—Claro, se meten en los despachos y luego pasa lo que pasa.

—Pues sí, que los informes de la policía, las denuncias de las asociaciones y las noticias de la prensa han estado cogiendo polvo sobre sus mesas de despacho.

—Mujer, igual ni los leen.

—Pues, chica, saber, saben. Porque estudiados son, al menos los concejales. Y es su obligación, que para eso cobran y no poco.

—¡Vaya atajo de incompetentes!

—De eso, ni hablar. Que competentes sí son, y mucho.

—Pues, chica, contigo no me aclaro.

—Mujer, su trabajo lo hacen muy bien. A la vista está. Y te lo digo en serio.

—No hay quién te entienda.

—Igual si pensaras un poco.

—Ya estamos…

—A ver. ¿Que ha pasado en estos cinco meses?

—¿150 días?

—Que el dueño de la finca ha hecho lo que quería hacer; incluido arrancar pinos del monte.

—Ya.

—¿Lo vas pillando?

—No.

—Y a pesar de informes y denuncias no ha habido paralización hasta que el daño estaba hecho. Y porque ha salido en la prensa que si no…

—No estarás insinuando que…

—Que va, mujer. Líbreme el Señor. Yo solo expongo los hechos. Ahora tu ata cabos.

—Entonces, resulta que para que unos puedan…, los otros no…

—Ahí lo tienes.

—No me lo puedo creer.

—Ya te cuesta, ya.

—¿Me estás reprochando algo?

—¿Tú que crees?

—Lo dices como si yo tuviera algo que ver.

—Pues mira que te lo dije.

—¿Qué me dijiste?

—Que no les echaras la papeleta.

—Mujer, yo no sabía esto.

—Pues no será porque no llevan mili encima.

—Igual es que no han podido parar la cosa antes.

—Ya. Y yo voy y me lo creo. En cinco meses.

—¿Será posible?

—Como te lo cuento.

—Si me pinchan no me sacan ni una gota de sangre.

—Ya. A ti te sacan solo horchata.

—Y que burra que te pones algunas veces.

—¿O sea que la burra soy yo? Y tú, en las próximas, vas y les votas otra vez.

—¡Qué cosas tienes, mujer!

Read Full Post »

Older Posts »