Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘sindicatos’

Novecento copy

Marcha la dignidad apoyada en un bastón, que es largo el camino y muy duro el caminar al descubierto. Masticando hojas de esperanza se combate la fatiga que causa ser víctima de tanto desmán sin castigo, de tanto saqueador de lo público, de lo que es de cada uno, de lo que es de todos, del común.

Marcha la dignidad con ampollas en los pies, que ya son años pisando las calles a gritos de rebeldía, enarbolando conciencia escrita en un cartel de cartón, en una tela de protesta, en tanta camiseta con color de resistencia. Plantando cara a tanto castigo, impuesto por los que nunca lo sufren, por los que prostituyen las palabras y los delatan los hechos, y las cuentas en un paraíso o en un sobre sin sello ni dirección.

Marcha la dignidad con la cabeza bien alta, erguida en su pacífica bravura. Asistida de la razón que no se doblega, que no se vende al mejor impostor a cambio de señuelos dorados, de ínsulas disfrazadas, de sillones en un consejo (más…)

Anuncios

Read Full Post »

En estos días de gravísimos ataques a los derechos y a las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras, presentes y futuros, perpetrados por los insaciables ricachones y sus dóciles testaferros políticos y mediáticos, a través de una nueva reforma laboral, me viene a la memoria de manera recurrente una anécdota aciaga que hace años me contaba mi madre en relación a la suya.

Decía que mi abuela, embaraza de nueve meses, se veía obligada a echar la jornada recogiendo aceituna, la abultada barriga envuelta en una manta para sujetarla mejor, porque no se podía permitir perder ni un jornal, tan magro él, si quería poner olla al fuego y pan en la mesa para mal (más…)

Read Full Post »

El pasado curso fue el último para un buen amigo, maestro comprometido con la escuela, con su alumnado, con su pueblo y su comarca, un sindicalista de los que ejercen a diario entre sus compañeros de tajo sin liberación alguna. Le había llegado la hora de su jubilación. En la fiesta de celebración, como era de esperar en él, no solo hizo balance del camino que la mayoría de los presentes hemos recorrido juntos sino que enunció las tareas pendientes para consolidar el modelo de escuela pública por el que llevamos años trabajando. Nos animó también “en la lucha por la utopía, esa sociedad justa, solidaria y sostenible, es decir, ese otro mundo posible por el que venimos luchando toda nuestra vida, y de eso no me jubilo”. Solo se hizo una concesión a sí mismo: “mi alegría es grande, he podido alcanzar un viejo sueño del proletariado: no tener que trabajar asalariadamente hasta el final”.

Ese sueño es el que compartimos la inmensa mayoría de los trabajadores, ser dueños de nuestro propio tiempo, al menos en los últimos años de vida y cuando todavía quede un cierto margen para el disfrute, para llevar a cabo aquello que nunca pudimos hacer porque las obligaciones laborales nos lo (más…)

Read Full Post »

Esta misma mañana, un amigo y compañero de trabajo, afiliado a CCOO desde hace más de dos décadas, tras leer en la prensa los términos generales del acuerdo entre gobierno y las dos mayores centrales sindicales, me ha dicho que quiere afiliarse a mi sindicato, que ha aguantado carretas y carretones desde que comenzó la crisis con la postura de su organización pero que su conciencia ya no admite más; él se afilió a un sindicato reivindicativo, sociopolítico, que defendía en la calle los derechos de los trabajadores, que quería cambiar el sistema por otro más justo. Me decía que se había afiliado al sindicato de Marcelino Camacho, no a esto que hoy se llama de la misma forma pero cuyas prácticas lo sitúan demasiado lejos de sus orígenes, de su historia y de las penurias de la clase trabajadora.

Ante su decisión he apelado a la responsabilidad que como ciudadano tiene con su país y con su organización, una responsabilidad que exige sacrificios a casi todos para que los banqueros puedan mejorar sus beneficios y sus jubilaciones millonarias. Pero claro, él no quiere ser responsable y por eso se viene a uno de esos sindicatos que (más…)

Read Full Post »

Entre enanos un gigante,

orgulloso y arrogante,

quiso a la fuerza reinar.

Sus esfuerzos fueron vanos

pues se unieron los enanos

y se tuvo que marchar.

Así queda demostrado

que si un pueblo es gobernado

en contra de su opinión,

el gobierno no es culpable,

es el pueblo responsable

porque le falta la unión.

(Desconozco el autor)

El reparto de los bienes que ofrece la Tierra y de aquellos otros que, a partir de ellos, producimos los humanos es y ha sido el causante de las desigualdades que enturbian la supuesta preponderancia de la especie dotada de la capacidad de razonar. Los poderosos, a lo largo de la historia, se han quedado con la parte del león e incluso más, y en el mejor de los casos han permitido que unas migajas alienten a los de abajo para seguir produciendo lo que disfrutan los de arriba. En algunas ocasiones, los de abajo han conseguido arrebatarle a algunos poderosos lo que era de todos y han tocado a más.

Siempre he pensado que la razón era un elemento crucial en esta guerra permanente entre quienes lo quieren todo para ellos y quienes aspiran al reparto más equitativo de los bines existentes. Pero también que en este macabro juego todo es cuestión de fuerza. Para los poderosos no hay razones que valgan, por eso se procuran los suficientes seguros para mantener sus privilegios: políticos, medios de comunicación, jueces, leyes, policías… Eso sí, todo revestido de un formalismo impecable. Además, todos los estamentos creados a mayor gloria de su sistema de privilegios están perfectamente organizados y coordinados con el único objetivo de asegurarse grandes beneficios económicos y una contención social -por las buenas o por las malas- que no perturbe sus negocios. Patrias, banderas, democracia, derechos humanos los han puesto a su servicio.

Por contra, los de abajo se encuentran desunidos, atomizados, los más conscientes sosteniendo organizaciones escuálidas que anteponen su propia aspiración a ser los más puros a la verdadera razón del conflicto entre clases. Otras organizaciones navegan entre dos aguas con un ojo puesto en los oropeles de los de arriba y la miseria de los de abajo. Muchos de los que sufren las consecuencias de la injusticia del sistema incluso lo aplauden conformándose con disfrutar viendo como los los poderosos se ríen de ellos. Otros tan solo tratan de sobrevivir individualmente.

Es esa desunión, ese individualismo, esa fragmentación la mayor victoria de los amos del mundo porque así se garantizan que no exista fuerza suficiente entre los súbditos nacionales, europeos o mundiales para plantarles cara, hundirles la barraca que tienen montada y apropiarse de los bienes que disfrutan para repartirlos entre todos.

En el momento actual, los amos se sienten fuertes y por ello aprietan: rebaja de sueldos, menor protección laboral, ataque a las pensiones, robo de dinero de todos para tapar sus agujeros… Los siervos no son conscientes de su fuerza. La relación entre ambas fuerzas es la que está determinando las condiciones de vida presentes y futuras, como siempre ha ocurrido. Cambiar la correlación de fuerzas es cambiar las condiciones de vida. La razón ya la tienen los de abajo, les falta la fuerza.

Read Full Post »

Rojales

´La Plataforma Segura Limpio devolvió a la comarca su dignidad´

Tomado del diario Información, 09.11.2010

El maestro de escuela, ya jubilado, en su casa de Rojales. E.D.G.

La enseñanza, la defensa de los derechos de los trabajadores y la militancia ecologista han sido los tres ejes por los que ha transcurrido la mayor parte de su vida. Ahora a los 60 años, José Manuel López Grima, acaba de cerrar una etapa, la de maestro de escuela, como le gusta denominarse, profesión a la que se ha dedicado desde 1974 y, la mayor parte, en Rojales. Ahora afirma que seguirá defendiendo los ideales y las causas de siempre.

E. DE GEA

José Manuel López Grima (Rojales, 1950), maestro desde el curso 1974-1975, acaba de jubilarse pero continúa con las espadas en alto por defender su territorio; sobre todo, el río Segura y su huerta tradicional. Fue fundador de la Intersindical Valenciana (STE-PV), de la Asociación de Vecinos La Noria de Rojales, del Movimiento de Renovación Pedagógica, de la Coordinadora Pro-Río Segura y de la plataforma cívica comarcal Segura Limpio. (más…)

Read Full Post »

Querido Marcelino, acabas de cambiar la vida por la Historia. Nunca te conocí en persona pero siempre te he sentido cerca, como ese amigo al que hace tiempo que no ves pero en el que piensas con frecuencia. Por encima de tu proyección pública, de tu carisma político y de tu relevancia sindical siempre he visto en ti a un hombre llano, sin dobleces. No te convertiste en “moderno y europeo”, como el sindicato que tú alumbraste, porque sabías que los problemas del mundo obrero son muy viejos. Tu honestidad, tu coherencia, la fuerza de tus ideas, tu estudio continuo, tu vida austera son el día comparado con la noche de corrupción, de traiciones, de abusos, de ignorancia que vivimos.

Hoy, muchos de los que nada comparten contigo, elogian tus virtudes, las que ellos no poseen. Fingen una vez más. Los que compartimos tu lucha de toda la vida lloramos hoy, más por nosotros que por ti. Vamos a echar de menos esos jerseys de lana que te hacía Josefina, todo un símbolo sobre el valor de lo auténtico, toda una muestra de sencillez; podías haber aspirado a trajes a medida pero optaste por lo que tejían las manos de tu compañera. Porque tú tejiste con tus manos y las de tus compañeros la libertad de este país, y unas Comisiones Obreras que se convirtieron en instrumento de defensa de los trabajadores. Tuviste claro que el sindicato vivía en los tajos y no en los despachos, que tenía que ser social y político a la vez porque ambos campos son inseparables. Y que el ejemplo es la mejor forma de convencer.

Un 30 de octubre el barro nació a Miguel. Un 30 de octubre la tierra te acoge a ti. Casualidades de la vida. Ambos vivís en la Historia que escribe el pueblo, con mayúsculas.

Read Full Post »

Older Posts »