Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘soneto’

trenque

 

A LOS TRENQUES

 

Cumpliendo sigue, firme, su misión,

ignorando el destino que le viene;

el trenque resistente aún sostiene

la tierra del bancal con decisión.

 

Orgullosa en su humilde precisión,

bien trabada la piedra se mantiene.

Registra la memoria, que contiene,

de las manos que le dieron dimensión.

 

Poderosos Pilatos los destierran

del paisaje que siempre han dibujado

y en llanos imperfectos los entierran.

 

Mil brazos que el encaje han trabajado,

bajo llaves de olvido los encierran

¿Desviaremos miradas a otro lado?

 

Read Full Post »

Al pie de la Sierra de Escalona, en Los Alcores, junto a la era de una casa de campo en Lo Maseras de Arriba, vive un pino centenario, de grueso tronco y ancha copa, que engañó a un rayo malintencionado del que guarda como recuerdo una visible cicatriz. A él le dediqué este soneto:

AL PINO CENTENARIO

Veo en tu tronco centenario y recio,

donde muestras ufano tu entereza,

la cicatriz que araña la corteza:

dentellada mortal de un rayo necio.

Mas no era tu existencia justo precio,

tributo para el cielo que bosteza.

Sobrevives mostrando tu grandeza

que anima nuestro amor y nuestro aprecio.

Regalas la penumbra y la frescura

cuando abrasa el estío, viejo pino.

Inundas el paisaje de hermosura

y tu enramada alberga un bello trino.

Te abrazo y agradezco la ventura

de tenerte a mi lado en el camino.

Read Full Post »

Al final de la tarde de este caluroso domingo, que más parecía de verano que de primavera, he bajado al pueblo andando desde la sierra y he atravesado las calles desiertas de gente y, todavía de edificios, de ese controvertido territorio aún cercado que se conoce por el nombre en clave de SUS-A (Suelo Urbanizable Sectorizado) y se apellida Los Invernaderos. Mejor hubiera sido llamarle La Rambla, El Prado o El Zanjón y así, al menos, algo más habría quedado que recordara los cientos de años de existencia de ese lugar, barridos ahora con suma facilidad merced a las potentes máquinas capaces de cambiar en unos días la percepción de una realidad forjada durante décadas.

Y me he detenido durante unos minutos a contemplar el único vestigio de ese tiempo pasado que, aun no siendo mejor, es el que le tocó vivir a nuestros padres y abuelos: la cenia del Manzano. Confieso que me he deprimido al ver de cerca -de lejos ya lo había intuido- el menosprecio que todos aquellos que (más…)

Read Full Post »