Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘versos’

LA ÚLTIMA DESPEDIDA

Los últimos besos se ahogaron

en un temporal de lágrimas,

escurriéndose silenciosos

entre nuestros pies descalzos.

Las últimas caricias esculpieron

muescas indelebles de añoranza

en el lienzo inacabado que tejieron

las tardes inflamadas de deseo.

El último abrazo se prolongó

todo lo que el tiempo se detuvo,

y se lo apropió el pasado

cuando el mundo volvió a girar.

Las últimas palabras no las recuerdo,

estaba lamiendo las lágrimas

dulces de tus ojos abisales,

bebiendo los besos apasionados

de tus labios de hechizo,

diluyéndome en el templo

de tu cuerpo insaciable,

filtrándome piel adentro

hasta la célula más diminuta,

en el abrazo silencioso,

ardiente, del adiós definitivo.

La última mirada se quedó

flotando en la tristeza vaporosa

del aire enrarecido, irrespirable,

cuando tu cuerpo desnudo,

despacio, se vistió de despedida.

Read Full Post »

gaza4

Tiene la guerra un conocido arsenal de caretas

preparadas en el armario público de la mentira.

Cubre, ahora, su faz iracunda de muerte y llanto

la máscara sobria, inescrutable, de la seguridad;

ocultará mañana su destrucción y su locura

tras la carátula expresiva de la amable democracia;

escondió ayer su apocalipsis tras un embozo de libertad;

Otro día cualquiera cubrirá su cara ensangrentada

la máscara venerada de los derechos humanos;

incluso tiene la guerra, dispuesta para la ocasión,

una careta blanca con forma de paloma de la paz.

Tiene la guerra un grave error en su engañoso disfraz:

da igual la careta que escoja, según la situación,

para esconder tras la apariencia adusta y respetable

seguridad, democracia, derechos humanos,

libertad, pazsu propósito mortal, inmoral;

siempre se trasparenta a través de las caretas,

impecables en su hechura, el amargo rostro del terror.

Tiene la guerra el plácet de bestias de rostro amable,

civilizadas, educadas, luciendo, incluso, en la pechera

la medalla prostituida del premio Nobel de la Paz.

Esperan resultados con una copa en la mano,

repanchigados, temerosos de Dios, la máscara puesta

para realizar declaraciones sinceras, sentidas, con dolor

ante los medios que crean la información que convenga,

protegidos, estos, tras la careta incuestionable del rigor,

la independencia, la profesionalidad, la verdad.

Tiene la guerra la cruel misión de someter pueblos,

arrancarles las facciones hasta dejarlos irreconocibles.

Y aun sin piel, sin músculos, sin cartílagos, sin huesos,

no consigue la guerra enturbiar con sus máscaras trucadas

las caras hermosas, descubiertas y limpias de los pueblos.

«Malditas sean la guerras y los canallas que las hacen». Julio Anguita.

Read Full Post »

OLYMPUS DIGITAL CAMERA     No me preguntes por él,

que yo no lo sé amar.

Es a ella a la que quiero,

a mí me enamora la mar.

     Nunca me llevó mi madre

a chapotear en el mar.

Siempre fuimos a la playa

a bañarnos en la mar.

     Nunca levanté castillos

en la arena, junto al mar.

Con pozal y pala hice

en la orilla de la mar.

     No he compartido amores

entre las olas del mar;

todos fueron bendecidos

por el agua de la mar.

     Nunca escucho los murmullos

que trae el vaivén del mar.

Siempre me arrulla el susurro

que solo entona la mar.

     Nunca las barcas que veo

van a pescar en el mar.

Saben bien los marineros

que la red se echa en la mar.

     No me preguntes por él,

que yo no lo sé amar.

Es a ella a la que quiero,

a mí me enamora la mar.

Read Full Post »

trenque

 

A LOS TRENQUES

 

Cumpliendo sigue, firme, su misión,

ignorando el destino que le viene;

el trenque resistente aún sostiene

la tierra del bancal con decisión.

 

Orgullosa en su humilde precisión,

bien trabada la piedra se mantiene.

Registra la memoria, que contiene,

de las manos que le dieron dimensión.

 

Poderosos Pilatos los destierran

del paisaje que siempre han dibujado

y en llanos imperfectos los entierran.

 

Mil brazos que el encaje han trabajado,

bajo llaves de olvido los encierran

¿Desviaremos miradas a otro lado?

 

Read Full Post »

Querido Miguel:

En Orihuela, tu pueblo, que no el mío, carteles sin alma cuelgan de postes y farolas anunciando un sentimiento que te esconde: “Pasión por el poeta”. Muchos de los que a la fuerza te homenajean desde sus poderosas cloacas, empujados por la historia de tu verbo, no están hechos del mismo barro que tú, que de fango también se es.

En Orihuela, tu pueblo, que no el mío, se pregona al poeta mientras se esconde al hombre. Muchos de los que aparentan rendirse a tu talento hace tiempo que navegan con las velas henchidas por los vientos de los amos. Y aquellos que se quedan solo en la emoción de tu verso, todavía no han aprendido que tú mismo eres un corazón que viene distribuyendo chorros hasta grabar un hombre.

Que triste esperpento de la historia ver a la gente de la hierba mala, los que quieren poner yugos, repetir tu nombre en vano. Porque tú, Miguel, eres un niño yuntero que te levantas contra yugos y flechas arrojando palabras como dardos certeros que zarandean conciencias. Eres la belleza del verso y el compromiso del hombre. Eres viento del pueblo y perito en lunas.

Porque tú eres de esos hombres que contienen un alma sin fronteras, una esparcida frente de mundiales cabellos, cubierta de horizontes. De los que mueren con la cabeza muy alta, la boca contra la grama, (…) apretados los dientes y decidida la barba.

Así que, déjalos con sus milongas, sus boatos y su farsa. Saben muy bien quién eres, saben de tu hombría, de tu entereza, de tu militancia comunista, de tu compromiso republicano y por eso no sienten Pasión por Miguel. Se quedan con el poeta, destierran al hombre. No te preocupes, que los vientos del pueblo siguen llevándote en volandas porque eres como el árbol talado, que retoñas: porque aún tienes la vida. Por eso, a las aladas almas de las rosas del almendro de nata te requiero, que tenemos que hablar de muchas cosas, compañero del alama, compañero.

Read Full Post »

Prosa sobria, impertinente

en tu urgencia rutinaria,

entre tus fauces verbales

me aprisionas, sin cuartel,

y me obligas a rendirte

el pendón de mis poemas,

de rodillas, a tus pies.

Prisión de la inmediatez (más…)

Read Full Post »

Rosario Sánchez ha muerto,

más no la Dinamitera,

izada como bandera

por Miguel desde su huerto.

Tricolor de anhelo cierto,

joven, valiente y bonita,

se adorna de dinamita

y a la voz del Campesino,

con mecha, al asesino

del  pueblo lo felicita.

 

Aun perdiendo la derecha

te quedó la mano izquierda

para el puño que recuerda

que el enemigo aun acecha.

Rosario, buena cosecha;

hoy un gallardo emisario

de aquel tiempo extraordinario

es tu dorada memoria

del pueblo haciendo la historia,

y tú con ellos, Rosario.

 

De cerillera vestida,

vestida de miliciana,

desnuda, republicana,

eres, Rosario, querida.

Valiente y comprometida,

diste de sobra la talla

en el campo de batalla

y en la celda carcelaria;

ni la estela funeraria

tu ejemplo soberbio acalla.

 

Dicen que has muerto, Rosario,

porque tu carne sin vida

será de tierra vestida

como un pesado sudario.

Eres eterna, Rosario,

pues vives, Dinamitera,

en medio de la trinchera

donde lucha con ardor,

siguiendo tu resplandor,

lo mejor de la bandera.

Read Full Post »