Feeds:
Entradas
Comentarios

Una selección de trabajos realizados por el alumnado del instituto con motivo de la celebración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, forman parte de la exposición que se inaugura este 27 de marzo en la universidad de Alicante organizada por el Área de Políticas de Igualdad de Género del Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza del País Valenciano, bajo el nombre «COEDUCART, Primera muestra de actividades coeducativas».

Con la exposición de estos trabajos se pretende hacer visibles las actividades que se llevan a cabo en los centros educativos en defensa de la igualdad entre mujeres y hombres, chicas y chicos.

La exposición estará instalada en la entrada del aulario II hasta el próximo 12 de abril, y se podrá visitar durante todos los días. Los trabajos expuestos muestran muchas horas de planificación, elaboración y complicidad entre compañeras y compañeros, entre alumnado y profesorado, entre equipos de profesorado, con el objetivo de conseguir una sociedad más justa, inclusiva y no discriminatoria.

En los trabajos del alumnado también se puede encontrar la apuesta por una educación que quiere ir más allá de conocimientos y competencias, ocupándose de afectos y emociones, del desarrollo de personas autónomas y críticas, respetuosas de todas las orientaciones sexuales y de la diversidad humana, una riqueza que beneficia a toda la sociedad.

SEGURA: UN PUEBLO EN PIE

El público siguió con mucho interés la presentación de la novela.

Geólogos italianos estudiando los yesos de San Miguel de Salinas

Geólogos italianos estudiando los yesos de San Miguel de Salinas

Este último sábado, al llegar a la altura del canal del Trasvase a las afueras del pueblo, observé a cuatro personas entretenidas en algún tipo de observación sobre los cortes del terreno abiertos a ambos lados del canal. Detuve mi paseo vespertino y traté de saciar la curiosidad que me habían despertado. Vestían pantalones con bolsillos exteriores y calzaban botas de monte. El característico martillo que uno de los más jóvenes portaba me reveló enseguida a qué se dedicaban. Aguardé unos minutos hasta que el hombre que se encontraba más próximo a mí descendió desde la altura a la que había subido para hacer una fotografías y me acerqué a él. ¿Sois geólogos?, le pregunté tras darle las buenas tardes. El hombre, quizá frisando los cincuenta, me confirmó mi sospecha. En un excelente castellano, me dijo que era profesor de la univeridad de Parma (Italia) y que estaban realizando un estudio sobre los yesos de San Miguel debido a la curiosa cristalización en punta de flecha que presentan. Durante unos minutos mantuvimos una interesante conversación sobre el interés geológico de los yesares de este territorio y de la necesidad de su conservación y protección. En su ruta, estos cintíficos italianos, también estudiarían los yesos de Lorca y los que forman el importante karst de Sorbas, en Almería. Seguir leyendo »

5-en-una-carcel-de-arenaKoría Badbad sale de su jaima envuelta en una manta y da unos pasos hacia donde comienza a clarear, allá lejos, sobre el horizonte que delinea la arena del desierto, tan desierto como cada día. Hoy se ha despertado en la madrugada, de improviso, en mitad de un sueño hermoso —esta noche no ha habido pesadillas—. Ha soñado, reviviendo como real, con el sonido del timbre que anuncia el comienzo del recreo en el instituto, donde estudia segundo de bachillerato, ella cerrando el libro y cogiendo el bocadillo de la mochila, bajando por las escaleras, conversando en el patio con sus amigas y con su hermano español. Sabe que en su sueño había más imágenes, entremezcladas, confusas, que no recuerda muy bien, de aquel tiempo feliz que vivió con su familia española, con sus amigos de aquel pueblecito mediterráneo al que llegó con tan solo siete años, en el verano de 2000, más muerta que viva, muy enferma.

Arrebujada en la manta, Koría contempla cómo el día es empujado por un sol que todavía no se deja ver. Al despertar ha sentido una sensación extraña, aunque no es la primera vez. Una especie de tenue alegría interior que hace retroceder la tristeza diaria; una difusa fuerza que alimenta su esperanza cuando cree haberla perdido toda. Es como un eco lejano que le llega de más allá del mar, rumbo norte; como una brisa ligera que percibe distinta al aire espeso que respira cada día en mitad de una nada de arena, aislada del mundo, seis años ya. Y cree entender su significado: allá al otro lado del Estrecho no la han olvidado. Siguen peleando por su libertad. Koría cierra los ojos y deja que el primer rayo de sol la reconforte. Seguir leyendo »

reyes

La celebración de los Reyes Magos me trae cada año a la memoria, invariablemente, el tren de cuerda, con sus vagones y la vía circular, y la pistola del oeste con su cartuchera de plástico que un seis de enero, hace ya muchos años, al levantarme de la cama encontré sobre los zapatos al pie de la chimenea. No tengo otro recuerdo de regalos de niñez en esas fechas, con seguridad que los hubo, pero quizá solo retengo el que más me emocionó, el que mas feliz me hizo. Me viene a la memoria junto al eco lejano, tenue, de esa emoción, de esa felicidad. Incluso cuando perdí la inocencia al descubri el secreto, un poso de magia se quedó adherido a mí. Con el paso del tiempo se fue alimentando de las manos pequeñitas y nerviosas de mi hija rasgando el papel que envolvía el regalo, de sus ojos y boca tan abiertos al descubrir el juguete o el juego, de su risa nerviosa al tenerlo en las manos, de su cara de felicidad al jugar con él. De mi inmensa satisfacción al jugar con ella. Después he vivido las mismas sensaciones con mi hijo. E incluso desde que también ellos cambiaron la inocencia por la verdad, el reflejo de lo que un día fue mágico lo descubro durante un instante en su rostro de mayores cada año al repetirse el ritual. Hoy, en todo su esplendor, revivo aquella lejana ilusión en la expresión nerviosa, sorprendida, feliz de mi nieta mientras se acerca al regalo, rasga la envoltura y descubre, ojos y boca muy abiertos, su mágico contenido. Seguir leyendo »